15/06/2021 - 06/07/2021

Preparamos un ovino +eficiente, +verde y +sostenible

XXIII Foro Nacional del Ovino 2021

El XXIII Foro Nacional de Ovino finaliza con un repaso de las innovaciones en sanidad animal

07/07/2021

Final a las sesiones del XXIII Foro Nacional de Ovino. Con la celebración del sexto seminario, titulado ‘Nuevo modelo sanitario en el ovino español (III): enfoques innovadores para las enfermedades de siempre’, ha terminado una edición del Foro marcada por el éxito en la participación de ponentes y asistentes. Este último seminario contó con cinco expertos de alto nivel, en una sesión que fue moderada por Víctor Molano, periodista de la revista Tierras.

En primer lugar intervino Silvia Anía Bartolomé, del Departamento de I+D en Autovacunas de Exopol, con la ponencia titulada ‘Pedero ovino: nuevas técnicas diagnósticas y primeros resultados de España y Portugal’. Señaló que es importante realizar un diagnóstico diferencial precoz y laboratorial, instaurar un tratamiento adecuado (baños, vacunas, antibioterapia), usar vacunas o autovacunas y realizar un seguimiento de casos clínicos y nuevos brotes.

El segundo turno fue para Javier Marcos Sainero, director del Servicio Técnico de Vetia, con la charla ‘Agalaxia contagiosa: contexto actual’. Apuntó que la agalaxia contagiosa debe ser objeto de vigilancia específica en todas las explotaciones lecheras. La agresividad y la rapidísima velocidad de diseminación de la enfermedad no permite esperar y reaccionar cuando se vean los primeros síntomas en los primeros animales afectados.

foto
Imagen del webinar celebrado para cerrar el Foro.

A continuación habló Manuela Jiménez, marketing manager en Zoetis, con la siguiente ponencia: ‘Cocciodiosis: efecto inmunosupresor y asociación de la coccidiosis con las patologías respiratorias en ovino de cebo’. Recogió algunos estudios sobre la relación entre ambas patologías. Habló del efecto inmunosupresor de la coccidiosis en ovino, de sus repercusiones en la etapa de cebo y de su asociación con el Complejo Respiratorio Ovino (CRO). Además, recordó los factores de riesgo que tienen en común las dos enfermedades, como animales con diferente estatus sanitario, el transporte, la densidad de animales, los cambios en la alimentación, el manejo y las instalaciones.

Inés Romero Gil, jefa del Área de Higiene Ganadera en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), tomó la palabra a continuación con la ponencia titulada ‘La importancia del trabajo de veterinario de explotación en la reducción del uso de antibióticos’. La experta señaló las funciones del veterinario de explotación, entre las que se encuentran el diseño, redacción y supervisión del programa sanitario, asesoramiento para el cumplimiento de la normativa, concienciación al ganadero y realización de visitas zoosanitarias.

Por último, habló Olga Mínguez González, jefa del Servicio de Sanidad Animal de la Junta de Castilla y León, que habló sobre ‘One Health, nuevas soluciones para viejas enfermedades: la gestión innovadora en la sanidad en el ovino en Castilla y León’ y además fue la encargada de clausurar el Foro. Centró su intervención en varias zoonosis de importancia, como carbunco bacteridiano, fiebre Q, fiebre del Valle del Rift, brucelosis ovina e infección por el complejo Mycobacterium tuberculosis.

“La vacunación contra agalaxia limita el número de animales que se infectan y reduce la diseminación del patógeno”

Entrevista a Javier Marcos Sainero, director del Servicio Técnico Veterinario de Vetia Animal Health

06/07/2021
La agalaxia contagiosa continúa siendo uno de los grandes problemas infecciosos que tienen que afrontar en la actualidad las explotaciones de ovino lechero, con importantes consecuencias sanitarias, productivas y económicas en la cuenta de resultados de una granja. La detección microbiológica de los portadores para su eliminación es una alternativa eficaz aunque, dependiendo de las circunstancias, la herramienta de la vacunación ofrece buenos resultados.
foto
Javier Marcos Sainero.

¿Es la agalaxia contagiosa el problema más extendido en las explotaciones españolas de ovino de leche? ¿Qué datos se tienen respecto a su prevalencia?

La agalaxia contagiosa sigue siendo un problema muy arraigado en las explotaciones ovinas, especialmente en las dedicadas a la producción lechera. A pesar de los programas de control que se han ejercido en los últimos años, encaminados a la disminución de su prevalencia, el número de rebaños afectados sigue siendo muy alto, viéndose obligados a compatibilizar la producción lechera con las medidas de control de esta enfermedad. En cuanto a la prevalencia por explotaciones, desconozco si actualmente hay cifras oficiales, pero el porcentaje de los rebaños afectados es muy variable según la comunidad autónoma de su ubicación. Suele ser más alta en las regiones en las que la densidad ganadera de las ovejas lecheras es mayor. En estas zonas, las condiciones de la infraestructura ganadera (cercanía física, los servicios comunes, la interrelación comercial…) y su influencia en las medidas de bioseguridad colectiva, dificultan la existencia de muchos rebaños libres y, asimismo, el mantenimiento de este status en aquellos que lo posean, siendo por tanto en estas zonas geográficas mayor el esfuerzo que los ganaderos deben hacer para obtener y mantener una situación de rebaño libre.

¿Cuáles son sus principales consecuencias productivas? ¿Qué efectos tiene en la rentabilidad económica?

Tradicionalmente, la agalaxia contagiosa se venía considerando una parte de la mamitis ovina aunque, si bien esta enfermedad tiene cosas en común con la mamitis, debe ser tratada de manera particular porque gran parte de lo que es válido para el control de la mamitis no lo es para el control de la agalaxia contagiosa. Las consecuencias del padecimiento de agalaxia contagiosa por un colectivo de ovejas lecheras, independientemente de su intensidad y extensión, suele tener graves consecuencias. Estas consecuencias suelen ser de tres tipos al menos. La más inmediata es la merma en la producción de leche. Uno de los síntomas principales de la agalaxia contagiosa es una mamitis intersticial, unilateral o bilateral, que hace disminuir drásticamente o desaparecer la producción lechera de los animales afectados.

Otra consecuencia es la diseminación de la infección entre los componentes del rebaño. Aunque esta diseminación se puede dar por diferentes vías, en las explotaciones lecheras modernas la ordeñadora desempeña un papel fundamental. La contaminación de pezoneras y conductos con leche infecciosa puede producir una rápida difusión de la enfermedad por vía intramamaria retrógrada en la que el agente infeccioso se inocula en el tejido mamario de los animales sanos por espray, que se origina por bruscos cambios en las presiones hidroaéreas que se ocasionan durante el proceso del ordeño mecánico. La diseminación puedes producirse también por vía oral, ingiriendo materiales contaminados por parte de los animales sanos, fenómeno que suele ser frecuente entre las corderas de reposición que no tienen un razonable estado de inmunidad.

La última consecuencia es de carácter sanitario global, puesto que nadie en su sano juicio aceptaría la adquisición de animales procedentes de una explotación infectada por muy buena condición genética y productiva que tenga.

¿Cuáles son las principales novedades que se han desarrollado en los últimos años respecto a esta enfermedad? ¿Hay avances científicos significativos?

En mi opinión, todos los desarrollos de métodos diagnósticos que compatibilizan los hallazgos microbiológicos sobre individuos o colectivos, obviando el estatus inmunitario que aquellos posean, son de gran interés porque se pueden catalogar los rebaños y los individuos, aunque posean anticuerpos frente a la enfermedad, bien sean adquiridos por infección, por vacunación o por la ingestión de calostro en los más jóvenes. El estudio de muestras individuales o colectivas a través de técnicas microbiológicas o de PCR permiten lo mencionado.

¿Es efectiva y económicamente rentable una estrategia basada en el tratamiento de los animales clínicos? ¿En qué momento puede ser efectivo?

Este tipo de decisiones y valoraciones pertenecen a las competencias del veterinario de explotación. Entre las variables que deben tenerse en cuenta para esta toma de decisiones hay que tener presente que la curación biológica de las ovejas infectadas de agalaxia contagiosa mediante tratamiento es imposible en la práctica. Los animales que tras un brote son tratados pueden adquirir una situación de clínicamente sanos pero portadores asintomáticos de la enfermedad. Esta situación los convierte en susceptibles de revertir a formas clínicas en situaciones desencadenantes o en ser diseminadores del agente infeccioso de forma silenciosa.

La alternativa más drástica y eficaz consistiría en la detección microbiológica de los portadores para su eliminación, pero esta medida representa un enorme gasto para el ganadero y un detrimento de la capacidad a corto y medio plazo de la producción del rebaño, que suele representar el medio de sustento de su propietario. En muchos de estos casos, el ganadero opta por establecer un plan de vacunación suficientemente intensivo como para evitar los brotes y sobresaltos, intentando compatibilizar el mantenimiento de la producción con una tasa tolerable de contagios y con un desvieje paulatino de aquellos individuos que hayan sufrido lesiones que aconsejen su eliminación temprana del colectivo.

¿Cuáles son las medidas de manejo más efectivas que se deben tomar contra la agalaxia contagiosa para actuar en su prevención?

En nuestra opinión, la bioseguridad es la medida de control por excelencia para esta enfermedad. Por desgracia, en nuestras explotaciones de ovino lechero estas medidas escasean o están ausentes. La cercanía física en ciertos polígonos ganaderos de explotaciones con calificaciones variopintas en cuanto a la agalaxia contagiosa, el uso de pasos comunes, abrevaderos, transportes, enseres… las adquisiciones de animales vivos de explotaciones de menor calificación, la adquisición de animales cuya calificación es desconocida, las mezclas o unificaciones de rebaños, etc., son prácticas que por desgracia son demasiado habituales. Todas estas actitudes se deben evitar y todas las ganaderías deberían adoptar un plan específico frente a la agalaxia, que puede ir desde los más exigentes, con grandes medidas de bioseguridad y vigilancia permanente de la situación del rebaño, hasta las formas más relajadas que comprenden las vacunaciones, el desvieje selectivo…

¿Cómo funciona la vacunación? ¿Qué efectos tiene en el control de la enfermedad?

Muchos rebaños en los que la situación de la agalaxia contagiosa aconseja tomarse con calma su erradicación requieren la vacunación como medida para que la situación no se descontrole, aunque de forma simultánea se pongan en práctica otras medidas. La vacunación, aun siendo correcta, no evita por completo que los animales se infecten, pero sí limita el número de ellos que lo hacen. Además, en los animales que están infectados el estímulo inmunitario que produce la vacunación disminuye su capacidad de diseminación del agente infeccioso.

Desde nuestro punto de vista, en los rebaños que optan por vacunar, es importante prestar especial atención a la inmunización de los animales más jóvenes desde edades tempranas para procurar que en el periodo de recría se infecten y lleguen a su primer parto enfermas. En los rebaños afectados, el grueso de los casos nuevos de animales que presentan clínica de agalaxia son las ovejas de primer y segundo parto. La vigilancia de otros parámetros como la prevalencia de Mycoplasma agalactiae como agente causal de mamitis, la detección periódica del agente infeccioso en la leche colectiva y la detección y eliminación de las ovejas que presenten lesiones, sobre todo mamarias, con agalaxia crónica, son medidas que deberían combinarse con la vacunación cuando se opta a ella. El mantenimiento de la ordeñadora, en el más amplio sentido, también contribuye a evitar la diseminación de la enfermedad por el ordeño.

¿Cómo debe ser un protocolo efectivo de vacunación contra la agalaxia contagiosa?

La vacunación debe ser constante, periódica y completa. No se deben dejar animales sin vacunar en los rebaños porque suelen actuar como focos de reactivación de la enfermedad cuando el colectivo se encuentra infectado. Reitero la importancia que tienen los animales más jóvenes en los que las pautas vacunales deben ser tempranas, intensivas y continuas para que las reposiciones lleguen mayoritariamente exentas a su primer parto.
“El pedero provoca disminución de los parámetros productivos y tiene consecuencias en el bienestar animal”

Entrevista a Ana Fernández Ros y Silvia Anía Bartolomé, del Departamento de Autovacunas de Exopol

05/07/2021
El diagnóstico diferencial de un problema sanitario en ganado ovino resulta importante en prácticamente todos los problemas. Uno que a menudo puede pasar desapercibido en las explotaciones ganaderas es el pedero, que tiene importantes consecuencias productivas y económicas. Las expertas de la empresa Exopol aclaran en esta entrevista todos los entresijos de esta enfermedad de nefastas consecuencias en una granja.
foto

Ana Fernández Ros, DVM PhD. Responsable del Departamento de Autovacunas Exopol S.L.; y Silvia Anía Bartolomé, DVM PhD. Técnico I+D Departamento de Autovacunas Exopol. S.L.

¿En qué consiste el pedero en ganado ovino? ¿Es un problema sanitario en el que influyen un número significativo de patógenos?

El pedero es una enfermedad infecciosa muy contagiosa que afecta al ganado ovino y caprino y en menor medida al vacuno y a los rumiantes silvestres, produciendo en estos últimos un proceso mucho más leve. El agente primario es el Dichelobacter nodosus bacteria Gram negativa y anaerobia estricta que se considera el causante principal de la patología. Se ha relacionado durante mucho tiempo con la acción sinérgica de Fusobacterium necrophorum, pero en los últimos años se ha demostrado que este germen actúa como oportunista y que contribuye en gravedad y duración del proceso, pero su papel en la instauración y desarrollo del pedero no está del todo claro. Otros agentes que pueden complicar la evolución de esta patología son Bacteroides fragilis, Prevotella spp. o Porphyromonas spp, aunque su papel todavía está por definir.

¿Qué consecuencias en la producción tiene esta patología? ¿Cómo se traduce en la rentabilidad económica de una explotación?

El principal problema del pedero ovino y caprino es el desarrollo de cojeras que pueden llegar a ser irreversibles, ya que en las fases más avanzadas de la enfermedad, la pezuña puede separarse del rodete coronario produciendo lesiones graves y dolor intenso. En estos casos, los animales pueden llegar a caminar sobre los carpos o incluso mantenerse tumbados con disminución de los parámetros productivos que esto conlleva (descenso en índices de crecimiento, fertilidad, producción láctea y cárnica…). No debemos tampoco olvidar las consecuencias sobre el bienestar animal y los gastos derivados de la prevención y el tratamiento.

¿Es un problema sanitario que ha sido ‘menospreciado’ en las granjas españolas de ovino? ¿Puede pasar desapercibido?

El problema en las granjas ha sido el mal o tardío diagnóstico de esta patología y la aparición de los problemas crónicos en una explotación. Si se ataca el proceso en sus etapas más iniciales, ya sea mediante tratamientos o profilaxis, puede llegar a controlarse la enfermedad. El problema grave surge cuando los animales aparecen muy cojos y el proceso no va a mejorar. En estas situaciones eliminar la infección de la explotación va a ser muy difícil, ya que los animales más crónicos van a actuar como reservorios de la enfermedad. En las etapas más iniciales, el pedero puede incluso confundirse con una dermatitis interdigital producida por F. necrophorum que no va a presentar gravedad. En procesos más avanzados y cojeras graves es necesario realizar un diagnóstico diferencial con otras patologías como la dermatitis digital ovina (CODD) provocada por filogrupos patógenos de género Treponema.

¿Hay diferencias significativas de prevalencia entre las explotaciones intensivas y extensivas? ¿En qué sentido?

Las explotaciones intensivas tanto de carne como de leche y en animales de cualquier edad están más predispuestas a la infección por D. nodosus que las explotaciones extensivas, aunque un foco importante de infección también pueden ser los pastos comunes con animales enfermos. Los factores predisponentes son la humedad y las temperaturas suaves, por lo tanto, las explotaciones de intensivo con gran número de animales y la presencia de heces y suciedad pueden facilitar la entrada de gérmenes o agravar procesos ya instaurados.

¿Qué aspectos deben tener en cuenta los ganaderos para prevenir los problemas de pedero en sus explotaciones? ¿A qué deben prestar especial atención?

La presencia de cojeras en sus estadios más iniciales no debe pasar desapercibida, ya que solo con un diagnóstico precoz vamos a poder diferenciar una dermatitis interdigital leve o escaldadura provocada por F. necrophorum de un proceso que puede llegar a ser mucho más grave como es el pedero o el CODD. Solo entonces podremos establecer tratamientos adecuados y dirigidos a cada uno de estos procesos.

¿Cómo debe realizarse el tratamiento?

Una vez bien diagnosticados los animales e identificados los gérmenes presentes y causantes del problema en una explotación, vamos a ser capaces de instaurar un tratamiento eficaz. El tratamiento basado en antibióticos es el más utilizado junto a los baños podales. Los antibióticos pueden ser de aplicación local como la oxitetraciclina y amoxicilina de larga duración o para procesos más graves de aplicación sistémica, como oxitetraciclina, eritromicina, lincomicina y gamitromicina. Los baños podales con formalina y sulfato de cinc o cobre al 10% ayudan a controlar también la enfermedad, pero deben aplicarse correctamente y de forma repetida. El recorte de pezuñas puede ayudar a controlar la enfermedad, pero si no se realiza de una forma correcta puede provocar sangrados y posteriores contaminaciones y cojeras que empeorarán el proceso. En el caso del pedero, la vacunación se ha demostrado una medida eficaz para su control. Pero es necesario identificar previamente los serotipos presentes en la granja y aplicar una vacuna que contenga dichos serotipos.

En este sentido, ¿qué importancia tiene el diagnóstico diferencial? ¿Qué papel juega el laboratorio en ese diagnóstico?

El diagnóstico diferencial es fundamental para atajar este proceso patológico y así conocer de primera mano los patógenos implicados en el proceso. Por ello conocer, qué agente o agentes tenemos en nuestra granja nos ayudará a instaurar tratamientos y programas vacunales adaptados a nuestras explotaciones.

Alimentación, tecnología y bienestar animal centran un futuro del ovino más eficiente y sostenible

02/07/2021

Penúltima sesión del XXIII Foro Nacional de Ovino, que se desarrolló con el título genérico de ‘El ovino del futuro: un sistema de producción +eficiente, +verde y +sostenible’. En este seminario se abordaron varios aspectos como la relación de la alimentación con la sostenibilidad, la ganadería de precisión o la certificación del bienestar animal.

En primer lugar, intervino Giovanna González López, técnica veterinaria de la empresa Alltech, que habló sobre ‘Aportes beneficiosos de la ganadería para combatir el cambio climático’. En una interesante ponencia desmintió los tópicos sobre la influencia de la ganadería de rumiantes en el cambio climático y destacó la eficiencia en la alimentación como una clave para reducir aún más las emisiones.

El segundo turno fue para Tomás Rodríguez, director de Interovic, que además actuó como moderador. En su charla ‘Bienestar animal en pequeños rumiantes, de la granja a la mesa’, presentó el sello de calidad BAIE de bienestar animal para la producción cárnica de ovino y caprino. Por lo tanto, desgranó los indicadores que se tienen en cuenta para valorizar el bienestar de las explotaciones.

foto
Un momento del debate al final de la quinta sesión del Foro Nacional de Ovino.

El siguiente turno fue para José María Bello Dronda, jefe de Producto de Ovino y Caprino de Nanta, que habló sobre ‘Granja circular: un modelo certificado de sostenibilidad para granjas de rumiantes’. Afirmó que este proyecto tiene varias ventajas que van a ser claves para el desarrollo de los negocios ganaderos en el futuro, como es anticiparse a marcas regulatorias más estrictas, dar respuesta a los requerimientos de los nuevos consumidores, mejorar la rentabilidad, obtener una diferenciación de los productos y la posibilidad de creación de alianzas de futuro.

‘Eficiencia proteica en racionamiento de ovejas y cabras de leche’ fue la intervención de Vicente Jimeno Vinatea, profesor titular de la Universidad Politécnica de Madrid, con patrocinio de Kemin. Para conseguir esa eficiencia proteica, señaló que se debe optimizar la síntesis de proteína microbiana en el rumen y que los rumiantes no necesitan proteína bruta, sino que sus necesidades proteicas se cubren con proteína metabolizable equilibrada en aminoácidos limitantes.

El último turno fue de Ana Belén Santos Benito, directora comercial de Datamars Ibérica, que ofreció una ponencia titulada ‘Acabando con la especulación: suministro de tratamientos eficientes y seguros’. La experta señaló la importancia de la precisión para poder ofrecer unos tratamientos veterinarios efectivos y desgranó las herramientas que ofrece la empresa Datamars en este sentido.

“La nutrición aminoacídica es imprescindible para mejorar la eficiencia proteica y energética de las explotaciones”

Entrevista al Equipo Técnico de Kemin

02/07/2021
La alimentación es uno de los grandes pilares sobre los que se sustenta la productividad en el ganado ovino lechero. Alcanzar una óptima eficiencia, sobre todo en los aspectos relacionados con la aportación de proteína a la ración, es uno de los grandes retos actuales de la nutrición en este subsector ganadero. Se debe conseguir un mayor ajuste entre el nitrógeno ingerido por el animal y el incorporado a sus tejidos y producciones, por lo que es fundamental trabajar con modelos ruminales predictivos que pueden aportar precisión a la nutrición proteica.
foto

¿Cómo ha evolucionado la alimentación y el racionamiento en ovino de leche en los últimos años? ¿Cuáles son las tendencias actuales?

La alimentación en ovino de leche ha evolucionado hacia una formulación de mayor precisión para poder cubrir el aumento de necesidades y requerimientos de animales más productivos. El ovino de leche, en este sentido, juega con cierta ventaja, al poder adaptar los conocimientos y prácticas que con éxito se han venido implementando en vacuno lechero, lo que le permite una implementación más rápida, eficaz y con menos riesgos. En la situación actual, la eficiencia nutricional y la sostenibilidad, tanto económica como medioambiental, son dos de los objetivos principales de futuro. Esto pasa por realizar una optimización de recursos y una mayor tecnificación de las explotaciones.

¿Cuáles son los componentes que debe tener una ración en ovino de leche?

Dos de los componentes principales en la nutrición de cualquier rumiante son la energía y proteína metabolizable, con la particularidad de que en el caso de los rumiantes provienen de dos fuentes diferentes, las de origen microbiano generadas en el rumen y las de origen alimentario propiamente dicho. Aunque las dietas de rumiantes deben ser formuladas para satisfacer en primer lugar las necesidades de los tejidos del animal, optimizar la síntesis microbiana del rumen debe ser un objetivo previo imprescindible, del que dependerá enormemente el nivel de producción, estado sanitario del animal…

¿Qué papel juega la proteína en la alimentación? ¿Se corre el riesgo de aportar una excesiva proteína en la ración?

La proteína es un nutriente necesario e imprescindible para cubrir los requerimientos de mantenimiento y productivos del animal, pero el concepto general de proteína es inadecuado. Realmente es el perfil de aminoácidos correcto lo que es necesario aportar al animal para que este sintetice su propia proteína. Si se intenta solventar la escasez de algunos de los aminoácidos más limitantes con un mayor aporte de proteína bruta, se provocará un descenso claro en la eficiencia proteica con las consecuencias directas que esto implica a nivel costes, producción, sanidad o medioambiente.

En este sentido, ¿cuáles son los grandes errores que se cometen en las explotaciones de ovino de leche a la hora de afrontar la alimentación?

Para evitar errores en este sentido, es necesario tener un buen conocimiento, por un lado, de los requerimientos nutritivos específicos que necesita cada animal y, por otro lado, de los aportes suministrados por los ingredientes de la ración, de modo que se pueda alcanzar una óptima eficiencia de la alimentación, evitando la sobrealimentación y el subsiguiente desperdicio de nutrientes que puedan ser eliminados al medio ambiente. En definitiva, buscamos la máxima precisión de nuestra formulación.
“El futuro de la nutrición en ovino de leche pasa por aprovechar todas las oportunidades en nuevos subproductos, conocimientos e investigaciones, tecnologías…”

¿Cómo se puede conseguir que haya una correcta eficiencia proteica? ¿En qué aspectos se debe trabajar de forma intensa?

La eficiencia proteica pasa por conseguir un mayor ajuste entre el nitrógeno ingerido por el animal y el incorporado a sus tejidos y producciones, por eso es fundamental trabajar con modelos ruminales predictivos que aporten precisión a la nutrición proteica. En este nuevo concepto de alimentación, uno de los retos principales es seguir investigando sobre cómo ajustar el aporte de determinados nutrientes como aminoácidos (perfil proteico), minerales y vitaminas, mejorando los rendimientos productivos, mitigando la emisión de gases con efecto invernadero y otros contaminantes, como el nitrógeno y el fósforo. Y todo ello consiguiendo gracias a un mejor balance nutricional, mejorar la salud y el bienestar animal.

¿Cómo será el futuro de la alimentación en ovejas de leche? ¿Qué aspectos son los que deben cambiarse para tener una nutrición más sostenible?

El futuro de la nutrición en ovino de leche pasa por aprovechar todas las oportunidades del mercado en el empleo de nuevos subproductos, nuevos conocimientos e investigaciones, nuevas tecnologías… Las explotaciones de ovino juegan un papel fundamental en la mejora de la sostenibilidad del medio ambiente como todo el mundo es consciente. El reto es que todo tipo de iniciativas que se pongan en marcha en este sentido vayan unidas a una mejora de la rentabilidad del sector, para que sean sostenibles en el tiempo. La sostenibilidad de las explotaciones de ovino de leche dependerá de la mejora de la eficiencia productiva, de una mejora en la salud y longevidad del animal, y de un especial cuidado del bienestar de los animales. Estos tres pilares pueden ser alcanzados trabajando y optimizando el concepto de alimentación de precisión. Y uno de los principales parámetros para conseguirlo es mejorar la eficiencia proteica y energética de mis explotaciones, con lo cual, la nutrición aminoacídica se convierte en la herramienta imprescindible.

“La granja del futuro cada vez empleará más dispositivos y sistemas conectados y todo se podrá controlar en tiempo real y en remoto”

Entrevista a Ana Belén Santos, directora comercial de Datamars Ibérica

02/07/2021

La ganadería de precisión es uno de los grandes retos, y al mismo tiempo una gran oportunidad, para el sector ovino. La tecnología ofrece en la actualidad múltiples opciones para controlar todos los procesos productivos de una granja, en un camino que cada vez tendrá más recorrido en el sector ovino español, debido a las múltiples opciones que tiene el ganadero a su alcance.

foto
Ana Belén Santos.

¿Qué pueden aportar las nuevas tecnologías al sector ganadero? ¿Cómo se traduce en rentabilidad de la explotación?

Satisfacer la demanda mundial de proteínas y los retos medioambientales a los que nos enfrentamos requiere una productividad animal, una trazabilidad de los productos y una sensibilidad medioambiental cada vez mayores. Para lograrlo, nos basamos en nuestra profunda experiencia en infraestructura de granjas, identificación de animales, sistemas de interpretación del rendimiento basados en el peso, plataformas de datos y herramientas que permiten el acceso a la información en tiempo real, de forma fácil y fiable. Aplicadas individualmente, estas soluciones son valiosas. Integradas, tienen un valor incalculable. El compromiso Datamars es proporcionar una solución sin fisuras mediante la integración de varios sistemas de gestión del ganado.

Permitirá, entre otras cosas, gestionar los costes de los insumos, detectar las enfermedades en una fase temprana, proporcionar niveles óptimos de alimentación y nutrición a los animales y maximizar los rendimientos sin necesidad de contar con grandes conocimientos técnicos. La supervisión de cada animal y el uso de datos clave basados en el peso evita confiar en promedios o en evaluaciones a ojo. Los datos individualizados, desde las necesidades de salud hasta el uso de los alimentos, el aumento de peso y el comportamiento de los animales, también pueden transmitirse a través de la nube a las principales partes interesadas (genetistas, nutricionistas, veterinarios, por ejemplo) para tomar decisiones más precisas en la granja. Datamars crea más oportunidades para los clientes al vincular las distintas partes de su cadena de valor para tomar decisiones mejores, más oportunas y rentables.

¿Qué papel juega la identificación electrónica en el proceso de tecnificación de una ganadería? ¿Es el centro sobre el que gira todo lo demás?

La utilización de la identificación EID en los crotales del ganado ofrece una gran oportunidad para capturar datos de gestión no sólo sobre el rendimiento del rebaño, sino también de un animal individual. Se puede hacer registrando los identificadores visuales, como los números de los crotales auriculares, pero se trata de una tarea manual que requiere mucho tiempo y es propensa a errores. Por otro lado, la lectura de la identificación electrónica es rápida y precisa y puede automatizarse con lectores de panel fijos que leen a medida que los animales pasan. O con un lector de mano EID, portátil. Esta información puede transferirse por bluetooth a dispositivos de pesaje, a un ordenador u otro dispositivo para su posterior análisis o simplemente a una pequeña impresora térmica, donde puede imprimirse para registrar los movimientos, etc.

¿Cuáles son los aspectos que deben medirse en las granjas de ovino de leche? ¿Cómo ha evolucionado la toma de datos en el ordeño en los últimos años?

La identificación electrónica EID de los animales puede vincularse a los dispensadores automáticos de pienso en las salas de ordeño. La producción de leche también puede controlarse y registrarse fácilmente si los distintos sistemas se comunican entre sí. De hecho, es el sector donde desde hace más tiempo se saca mejor partido a la identificación electrónica en España.

¿Y en el caso de ovino de carne? ¿De qué herramientas puede disponer el ganadero?

La identificación electrónica también es muy útil para la correcta selección de animales por peso para el sacrificio, de modo que se cumplan los requisitos exactos del mercado, y obtengamos mejores precios. Los pesos objetivo pueden introducirse en los indicadores de las básculas y el crecimiento de los animales puede seguirse, de forma que recibiremos un aviso cuando el animal alcance el peso requerido. Si el crecimiento del animal se ralentiza, también podemos estar ante un caso en el que se requiera nuestra actuación como cubrir diferentes necesidades nutricionales, o tratar problemas de salud, para evitar que la calidad de la carne se vea afectada.

¿Cómo puede beneficiarse una explotación de la tecnología en los diversos campos de actuación de una granja, como es el caso de la sanidad?

Un factor crucial hablando de aspectos sanitarios es el control del periodo de retirada de la leche o de la carne: los animales tratados pueden ser escaneados por EID y se puede añadir una alerta de retirada, la alerta asegura que el animal no es seleccionado para sacrificio demasiado pronto cuando aún no ha superado el período de retirada.

Otro aspecto fundamental es la correcta dosificación y la aplicación de tratamientos sólo en caso necesario. Los tratamientos de los animales pueden mejorarse en gran medida con un pesaje preciso para determinar la dosis correcta que debe administrarse. Los errores más frecuentes son la infradosificación porque los pesos se estiman de forma errónea o, al contrario, la sobredosificación y el desperdicio de medicamentos. La administración de dosis adecuadas hace que los tratamientos sean más eficaces, pero también que seamos más rentables y que colaboremos a la sostenibilidad del planeta.

¿Cómo cree que será la granja de ovino del futuro?

La granja del futuro cada vez empleará más dispositivos y sistemas conectados y todo se podrá controlar en tiempo real y en remoto. Por un lado, tendremos monitorizadas las infraestructuras: cercados eléctricos, apertura y cierre de puertas, herramientas, nivel de los bebederos, etc. Implementada la identificación animal visual y electrónica (RFID, UHF, toma de muestras de tejido). Monitorizaremos el rendimiento de nuestra explotación, desde los dispositivos que monitoricen el crecimiento del pasto en los diferentes cercados, medidores de leche, sistemas de pesaje, actividad. El diseño de los sistemas y el soporte técnico estarán a nuestra disposición desde cualquier lugar. Los sistemas de administración de medicamentos, inyectores, aplicadores tópicos u orales, serán inteligentes y también estarán conectados. Y finalmente todo estará en tiempo real al alcance de un click a través del software en la nube y app para móviles, servicio de datos y soporte técnico.

La granja Datamars Livestock tiene todos los animales identificados electrónicamente con dispositivos que respeten y aseguren el bienestar animal al tiempo que garanticen las más exigentes prestaciones. Una granja Datamars Livestock con unas infraestructuras que permitan monitorizar el rendimiento de los animales mediante el pesaje, lectura y recopilación de datos de forma sencilla y eficaz, donde los animales son tratados con dosis exactas y precisas en tiempo y forma, según las necesidades de cada individuo, garantizando la mejor calidad de los productos, y el modelo de negocio más sostenible económica y medioambientalmente. Datamars Livestock incluye las marcas mundialmente conocidas Tru-Test, Speedrite, Stafix, PEL, Hayes, TagFaster, Z Tags, NJ Phillips y Simcro.

“Existen conocimientos y recursos tecnológicos para reducir la contaminación ambiental de las granjas”

Entrevista a los Servicios Técnicos de Alltech y de Alltech Eco2

01/07/2021
Determinados ámbitos de la sociedad lanzan desde hace algún tiempo acusaciones a la ganadería de ser un factor importante en la emisión de gases de efecto invernadero. Aunque esas afirmaciones no se corresponden con la realidad, especialmente en el caso de los pequeños rumiantes, existen diversos recursos tecnológicos que pueden ayudar a tomar decisiones para reducir la contaminación ambiental de las explotaciones.
foto

Algunas voces que influyen en la opinión pública acusan a la ganadería de ser uno de los principales causantes del cambio climático. ¿Tienen sentido esas afirmaciones? ¿Están basadas en hechos objetivos?

La verdad es que carecen de sentido. Hemos de reconocer que la sociedad se ha vuelto sensible al calentamiento del planeta y sus consecuencias, que, como cualquier problema desconocido, genera preocupación. El asunto es impactante, pero requiere de un tratamiento informativo didáctico y coherente, que haga comprender a las personas cuáles son las causas del problema y cuáles las posibles soluciones.

En este sentido, ¿cuáles son las últimas investigaciones científicas que se han realizado sobre la aportación de la ganadería a los gases de efecto invernadero? ¿Cuál es su importancia en comparación con otros sectores económicos?

A raíz de la identificación del problema han surgido muchos estudios e investigaciones que tratan de concretar y ponderar las diferentes fuentes de emisión y como se interrelacionan entre ellas. Distintos organismos internacionales concluyen que la agricultura y ganadería representan entre un 8% a un 11% de las emisiones de gases efecto invernadero inducidas por el hombre. La producción de energía es responsable de un 33% de las emisiones; el transporte es responsable de un 28% de dichas emisiones, al que sigue la industria, responsable de un 20% de aquellas. Nuestro sector no constituye, por tanto, el mayor foco de emisión de gases efecto invernadero, lo cual no significa que no pueda poner en marcha acciones que permitan una reducción de estas y contribuir a la mejora de la situación global.

Y en el caso de los pequeños rumiantes, ¿qué importancia tiene respecto a otros subsectores ganaderos?

Antes de nada, hemos de explicar que, para tener una medición objetiva de los gases de efecto invernadero, y que la misma permita realizar comparaciones entre sectores y subsectores, hemos de considerar una unidad patrón de medida. Ya existe una unidad de medida homologada; ese es el CO2, expresado en g/litro de leche o en g/kg de carne. Cuando hacemos una valoración global de las emisiones que los distintos sectores ganaderos representan en el contexto mundial observamos que, en su conjunto, la ganadería es responsable de la emisión de más de 7 millones de toneladas de CO2 equivalente. De las mismas, la producción de vacuno de carne representa un 35%, el vacuno lechero un 30% y los pequeños rumiantes un 6,7%, por debajo de las emisiones procedentes de la producción porcina y de la avicultura.

¿Es necesario que el sector se abra más a la sociedad para informar sobre sus beneficios en el plano ambiental? ¿Cómo?

Claro, sí, es necesario. La sociedad cada vez está más polarizada a la residencia en grandes metrópolis, alejadas del campo y de la actividad agroganadera. Cada vez es más ignorante de la vida rural y, sobre todo, del trabajo que agricultores y ganaderos realizan para satisfacer las necesidades de aprovisionamiento de alimentos.

¿Qué aportes beneficiosos tiene la ganadería para combatir el cambio climático? ¿Cuáles son los más interesantes?

Lo que sucede realmente es que en una ganadería se realizan actividades que generan, que dan origen, a la emisión de gases de efecto invernadero; esta es la parte que pudiésemos decir, negativa. Pero también hay otras actividades que suponen el secuestro o la utilización de aquellos gases o de carbono, que permiten una reducción de la huella de carbono. En todo caso, y puesto que la mayoría de las emisiones proceden de la alimentación de los animales y de los procesos entéricos, los técnicos deben saber que existen conocimientos y recursos tecnológicos que posibilitan reducir las emisiones de metano, la contaminación mineral de los suelos y mejorar la utilización del agua. Estas pautas, junto con el incremento de la eficiencia productiva, constituyen hoy en día caminos de mejora para reducir la contaminación ambiental de las granjas.

¿Es el concepto de Granja Circular uno de los caminos más interesantes que puede tomar la ganadería para aportar beneficio ambiental? ¿En qué debe basarse esa economía circular?

El concepto de Granja Circular busca lograr el menor impacto posible en el medio ambiente, combatiendo la contaminación y el desperdicio de nutrientes como el nitrógeno y el fósforo, implementando métodos y nuevas tecnologías como GPS, sensores, imágenes satelitales, drones, TIC y robótica. Hay un cambio en la forma de ver las cosas, afirman los investigadores. El pensamiento dominante en el siglo XX era que podíamos controlar todo mediante el uso de fertilizantes artificiales, pesticidas y maquinaria. Ahora, somos cada vez más conscientes del hecho de que todo está interconectado dentro de los sistemas naturales. Y en este sentido, los planteamientos pasan por el aprovisionamiento de proximidad respecto de insumos para las granjas, la utilización de energías limpias y la implantación de todas aquellas prácticas que combinen eficiencia productiva y sostenibilidad.

¿Están dispuestos los consumidores a recompensar con un mayor precio los esfuerzos de los ganaderos para mejorar la gestión ambiental? ¿Es interesante contar con algún sistema de certificación?

Quizás sea pronto para evaluar esta circunstancia, aunque es evidente que la consciencia del consumidor se ha ido modulando progresivamente hacia una valoración positiva de cualquier iniciativa orientada al cuidado del planeta. Pero no olvidemos que ya tenemos experiencia en otras propuestas, surgidas en épocas anteriores, que trataban de hacer comprender a los consumidores los esfuerzos de los productores por ser transparentes, cuidar el bienestar animal, cuidar y vigilar la seguridad alimentaria. El resultado final no ha significado una revalorización del producto ganadero, sino que dichas prácticas se han convertido en prácticas de obligado cumplimiento. Y finalmente, respecto de la compensación económica que puedan percibir los ganaderos, no debemos olvidar los condicionantes recogidos en la PAC, ligados a la producción agroganadera sostenible para tener derecho al cobro de ciertas subvenciones.
“La sostenibilidad debe abarcar los pilares económico, ambiental y social”

Entrevista a José María Bello Dronda, jefe de producto de ovino y caprino en Nanta

01/07/2021

Nanta presenta su sistema de evaluación ‘Granja Circular’, en el que une el aspecto del bienestar animal a los tres grandes pilares de la sostenibilidad en las explotaciones ganaderas, fundamentales para el desarrollo futuro de las granjas.

foto
José María Bello Dronda.

La sostenibilidad es un aspecto clave para el futuro del sector. ¿Cómo puede definirse la sostenibilidad?

Desde el punto de vista de una granja, pensamos que la sostenibilidad puede definirse, de una forma sencilla, como la aptitud de esa granja para poder asegurar su futuro sin comprometer su presente. Un sector será sostenible si las empresas e instituciones que lo configuran, juegan un papel activo en la tarea de ser sostenibles. De este modo, la sostenibilidad tiene que basarse en los tres pilares que la definen: el pilar económico que estará relacionado con la rentabilidad y la propia viabilidad económica, poniendo el acento en la eficiencia productiva, el pilar ambiental, relacionado con la minimización de los impactos que la actividad de esas empresas generan en el medio ambiente, así como el pilar social, relacionado con la posibilidad de desarrollo humano y profesional de las personas que trabajan en dichas empresas. Asimismo, habría que añadir un cuarto pilar, que es el bienestar animal. La creciente exigencia social en materia de bienestar nos hace darle a este aspecto de la producción una relevancia similar a los otros pilares, teniendo en cuenta la interrelación que tiene con todos ellos.

¿Qué aspectos concretos hay que trabajar para poder mejorar la sostenibilidad económica?

Desde el punto de vista de un ganadero o un asesor veterinario, todos los aspectos que influyen en la viabilidad económica son susceptibles de ser trabajados. Dada la escasa influencia que el ganadero tiene en el establecimiento de los precios de la leche y de la carne, así como de los insumos necesarios para la producción, centrarse en los aspectos de eficiencia zootécnica es una buena forma de mejorar este pilar de la sostenibilidad. La mejora genética y sanitaria, la alimentación adecuada y eficiente y todos los aspectos relacionados (bioseguridad, formación…) son ‘caballos de batalla’ para conseguir este objetivo.

¿En qué aspectos deberíamos centrarnos para mejorar la sostenibilidad ambiental?

Deberíamos centrarnos en la reducción de emisiones de nitrógeno, fósforo y metano y, para ello, es fundamental la alimentación. Pero hay otros aspectos muy importantes como el tratamiento del estiércol, la gestión de los residuos, la economía circular y el ahorro energético y de agua. Todos estos aspectos han de ser contemplado en un programa de mejora de la sostenibilidad ambiental

¿Deben atenderse en un mismo plano los aspectos productivos, económicos, ambientales…?

Como asesores que formamos parte de una empresa de alimentación y que asesoramos al ganadero también en aspectos relacionados con la gestión y la rentabilidad, pensamos que las vertientes económica y productiva son fundamentales. No obstante, los cuatro pilares de la sostenibilidad a los que hemos aludido están totalmente interrelacionados. Por ejemplo, si incrementamos la eficiencia productiva (y para ello la alimentación, genética y sanidad son muy importantes), estaremos mejorando sin duda los aspectos ambientales porque conseguiremos menos impacto ambiental por unidad de alimento producido. Asimismo, invirtiendo en aspectos relacionados con la alimentación, como la automatización, impactaremos positivamente la sostenibilidad social de la empresa, mejorando la carga de trabajo y seguramente la motivación de los trabajadores. Este es el enfoque que le hemos dado en Nanta a nuestro modelo de sostenibilidad en granja llamado ‘Granja Circular’.

¿Qué es ‘Granja Circular’? ¿Cuál es el objetivo principal del modelo?

‘Granja Circular’ es un sistema de evaluación de la sostenibilidad de una granja abarcando los cuatro pilares a los que nos hemos referido anteriormente: económico, ambiental, social y bienestar animal. Trabajamos en tres niveles: cálculo de emisiones (nitrógeno, fósforo, metano y huella directa de carbono), calificación de granja sostenible (se evalúan de forma ponderada determinados inputs recabados en la granja relativos a los cuatro pilares) e implementación de lo que llamamos ‘buenas prácticas disponibles’ (BPD). Cada granja elige trabajar en uno, dos o tres niveles, sometiéndose a las auditorías correspondientes. Al final, la granja se califica en A, B o C dependiendo del grado de cumplimiento de los requerimientos establecidos por el modelo. La certificación de las granjas (verificada por Aenor) permitiría a las empresas ganaderas el poder poner en valor sus producciones obtenidas mediante buenas prácticas sostenibles, permitiéndole, en su caso, obtener ventajas competitivas de cara a la distribución y al consumidor final. Este compromiso con las empresas ganaderas es el principal objetivo que queremos alcanzar con el modelo.

¿Cómo valora ‘Granja Circular’ la sostenibilidad social?

El aspecto social es uno de los pilares fundamentales de la sostenibilidad, que frecuentemente está relegada a un segundo plano, eclipsado por los pilares económicos y ambientales casi siempre. Trata del grado de satisfacción, desarrollo y plenitud profesional de los ganaderos y trabajadores de las granjas, sin olvidar el papel fundamental de la mujer, en el mundo rural en general y en el ganadero en particular. En ‘Granja Circular’ el aspecto social tiene una importancia pareja al resto de pilares. Se cuantifican indicadores relacionados con la carga de trabajo, la antigüedad en la empresa y la rotación laboral de la misma, el descanso y asueto, la formación y la motivación de los trabajadores.

¿Están los ganaderos y asesores alineados con la importancia creciente de la sostenibilidad en el sector?

Nuestra experiencia en los tres años de andadura que llevamos con el proyecto es positiva a este respecto. Los ganaderos ‘piloto’ (25 ganaderos, cinco de cada especie: vacuno lechero, vacuno de carne, ovino lechero, caprino lechero y ovino de carne), han respondido satisfactoriamente a la iniciativa, y con un interés creciente. En cuanto a la labor de asesoramiento en sostenibilidad, hemos designado y formado a especialistas en las distintas regiones, abarcando todo el ámbito ibérico, con el objetivo de cambiar el paradigma del asesoramiento exclusivamente zootécnico, a un enfoque más holístico y alineado con las inquietudes de distribución y consumidores, que sin duda evolucionan hacia estos planteamientos de forma creciente.

¿Qué papel puede jugar la alimentación animal en la sostenibilidad de la ganadería de ovino? ¿Cómo debe plantearse la nutrición para ayudar a que una explotación sea sostenible?

La alimentación es fundamental en la sostenibilidad del ovino y del resto de especies rumiantes, pero no es el único. Juega un papel decisivo en las emisiones de nitrógeno y fósforo, así como en las de metano por fermentación entérica. A nuestro entender, lo primero que hay que hacer es definir valores de referencia en cuanto a las cuantías de estas emisiones en todas las especies, pero desde un punto de vista práctico y no exclusivamente experimental. Una vez definidas las referencias tendremos que establecer los objetivos de cada granja para poder plantear las estrategias de alimentación, sin menoscabo de las producciones y por supuesto de la salud animal. Los planteamientos son numerosos y variados: empleo de aminoácidos, lotificación de animales y dietas ajustadas, empleo de aditivos que aumenten la eficiencia nutricional etc. Nuestro sistema Novalac, que ya hemos comentado en esta misma publicación y ha sido presentada en SEOC y FORO, es una herramienta muy útil para conseguir estos objetivos.

¿Cómo considera que será el futuro de la alimentación animal? ¿Cuáles son las grandes tendencias del sector?

El futuro de la alimentación animal deberá ir parejo a los retos a los que nos enfrentamos: una demanda creciente de la proteína animal en el horizonte 2050. Las técnicas bioanalíticas, el desarrollo de algoritmos de predicción y modelización de la absorción y biodisponibilidad de nutrientes, la genómica y la epigenética son componentes esenciales de la llamada ‘nutrición de precisión’. Hemos superado ya las dietas orientadas a la producción, hemos pasado por las dietas ‘sanas’ y luego por las ‘funcionales’. En el momento presente estamos ya inmersos en la nutrición de precisión, que abarca muchos aspectos, no solo relacionados con la nutrición, sino con la estrategia de alimentación en granja y con todo lo aprendido anteriormente. Pero al hilo de la sostenibilidad, la FAO ya definió en 2016 un nuevo enfoque que son las dietas ‘sostenibles’ que, sin duda, nos acompañarán en el futuro. En el caso concreto del ovino, tendremos que ir dando pasos y superando las distintas etapas.

La interacción entre sanidad y reproducción como clave para la productividad en una granja ovina

30/06/2021

El FORO NACIONAL DE OVINO celebró este martes, día 29 de junio, su cuarto seminario de la vigésimo tercera edición, con el título de ‘Nuevo modelo sanitario en el ovino español (II): reproducción sostenible y eficiente’. El moderador de este seminario fue Fernando Freire, director del Centro de Selección y Mejora Genética de Ovino y Caprino de Castilla y León (Ovigén) y gerente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de la Raza Assaf (Assafe).

El primer turno de palabra fue para María Jaureguizar, directora gerente de la Fundación Vet+i, con la presentación de la ‘Guía de Uso Responsable de Medicamentos en Ovino y Caprino’. La ponente incidió en aspectos como ‘usar tan poco antibiótico como sea posible y tanto como sea necesario’, además del uso de acuerdo con las instrucciones de la ficha técnica y el prospecto. Además, se debe priorizar evitar la entrada y diseminación de las enfermedades en las explotaciones con medidas de manejo.

A continuación intervino Antón Esnal de la Presa, director técnico de Analítica Veterinaria, quien disertó sobre ‘Monitorizando la salud para la reproducción’. Así, hizo una detallada exposición sobre herramientas analíticas que pueden resultar útiles para optimizar el éxito reproductivo con un enforque preventivo, tanto para patologías infecciosas como no infecciosas.

foto
Un momento del debate en la parte final de la jornada.

El siguiente turno fue para Ángel Gómez Martín, profesor de la Universidad CEU Cardenal Herrera. El título de su ponencia fue ‘Implantación de esponjas vaginales con probióticos para mejorar la calidad microbiológica del aparato reproductor de la oveja a inseminar’. Así, desgranó diferentes investigaciones que se han realizado en encontrar soluciones para superar los problemas que puedan ocasionar en algunos momentos los dispositivos intravaginales.

La cuarta ponencia corrió a cargo de Ángel Ruiz Mantecón, profesor de investigación del CSIC, con la charla ‘Análisis técnico-económico del impacto de la inseminación artificial sobre la rentabilidad de las explotaciones’. Mantecón señaló que es fundamental la recogida de información para identificar los factores condicionantes de la inseminación artificial en ovino lechero y que el empleo de la inseminación artificial tiene una clara repercusión en la sostenibilidad económica de las granjas. Por lo tanto, dejó en el aire la posibilidad de que pudiera plantearse para el cien por cien de las ovejas.

La última intervención fue de Ina Beltrán de Heredia Pérez de Villarreal, investigadora de Neiker, aportando su visión sobre ‘Implantación de un método de diagnóstico para la detección de factores críticos en granjas de baja fertilidad’. Se trata de una investigación realizada bajo el trabajo del Grupo Operativo Reprovi.

“El nuevo sello BAIE responde a la demanda social de certificar los altos estándares de bienestar animal”

Entrevista a Tomás Rodríguez, director de Interovic

30/06/2021

La Organización Interprofesional Agroalimentaria del Ovino y el Caprino (Interovic) continúa con proyectos innovadores para el sector. El último de ellos ha sido la puesta en marcha del certificado BAIE, cuyo principal objetivo es certificar unas condiciones óptimas y evitar cualquier situación de estrés o sufrimiento innecesario en los animales. Además, la promoción nacional e internacional de los productos del ovino y el caprino sigue siendo otra de sus prioridades.

foto
Tomás Rodríguez.

La interprofesional Interovic ha presentado su sello de certificación de bienestar animal. ¿Ya está en marcha? ¿En qué momento se encuentra?

Actualmente, el certificado ‘Bienestar Animal Interovic España – BAIE’, que se enmarca en el proyecto Compromiso Bienestar Animal planteado por las organizaciones interprofesionales de la carne, se encuentra en la fase de implantación. Hasta la fecha, Interovic ha autorizado ya a más de media docena de empresas a certificadoras para los alcances de producción de lechales, cabritos, carne de cordero, centros de sacrifico, industria alimentaria y pieles. En estos momentos, las empresas se encuentran certificando tanto industrias como la parte de la producción y, durante la segunda mitad del año, el consumidor podrá disponer de este producto certificado en el punto de venta.

¿Por qué surgió la necesidad de poner en marcha esta iniciativa?

BAIE es el sello que tiene por objetivo que la carne y los productos derivados del ovino y caprino cuenten con la garantía de cumplir con los más altos estándares relativos al bienestar animal y trazabilidad. La sociedad está demandando este tipo de productos y BAIE es la respuesta sectorial a estas necesidades de los consumidores. El principal objetivo de este esquema es certificar unas condiciones óptimas en cuanto al bienestar animal y evitar cualquier situación de estrés o sufrimiento innecesario en los animales. Según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), está comprobado que las alteraciones en cualquiera de las cinco libertades que establece tienen efectos negativos en su calidad de vida; por lo que la capacidad de garantizar un comportamiento natural es fundamental para los animales, pero también es necesario velar porque estén bien alimentados, protegidos y sanos.

¿Qué condiciones deben cumplir las explotaciones y/o entidades que quieran trabajar en el sello de certificación? ¿En qué aspectos se presta especial importancia?

La novedad de este esquema de certificación es que se basa en el control objetivo, repetible y fundamentado en criterios científico-técnicos, de más de 100 parámetros, que definen en detalle la situación en que se encuentra una granja. De esta manera, al conocer las características del medio y manejo ganadero, así como del estado y comportamiento de los animales, podemos garantizar el bienestar con que se crían los lechales, cabritos y corderos producidos bajo este sello. Esta certificación aporta un plus en las condiciones de bienestar animal, al ampliar notablemente los campos de actuación y control reforzando y complementando aspectos de la calidad de vida de los animales y trazabilidad, así como al estar concebido como una herramienta de mejora continua. Del mismo modo, el desarrollo de este esquema no entra en contradicción con la legislación de aplicación y los grandes proyectos internacionales relacionados con el bienestar animal y sus indicadores. La metodología está establecida en base a la identificación y control de aquellos aspectos que puedan suponer un riesgo para el bienestar físico o psicológico de los animales y el control de un sistema de trazabilidad para garantizar la custodia de los productos identificados. Su aplicación implica tanto la inspección de la adecuación de las instalaciones y las prácticas de manejo, como la valoración del cumplimiento en base a los principios de bienestar animal establecidos.

¿Cuáles son las ventajas que obtendrán a la hora de comercializar sus productos?

BAIE es una iniciativa pionera a nivel mundial que refleja el compromiso de los sectores implicados con el cumplimiento de los más altos estándares de bienestar del ganado. Una herramienta útil, fiable y objetiva que Interovic pone a disposición del sector para dar respuesta a los retos que la sociedad demanda con el fin de ofrecer a los consumidores los alimentos con el mejor con las máximas garantías del mejor cuidado de los animales.

¿Este sello de certificación tiene el propósito de avalar toda la carne de ovino que se produzca en España?

Así es. El sello BAIE nace del y para el sector del ovino y el caprino de España. La Sociedad Española de Bienestar Animal (Seproba) se ha encargado de la redacción de la certificación, garantizando que todos los requisitos son cuantificables y se basan en evidencias científico-técnica.

Respecto a la trayectoria de Interovic en los últimos años, ¿cuáles son las principales novedades? ¿Cuáles son las acciones que desarrolla para la promoción de los productos del ovino y el caprino?

Durante este año, Interovic va a continuar desarrollando acciones de promoción con dos objetivos principales: aumentar el consumo de la carne de lechal, cordero y cabrito en el mercado nacional por medio de diversas campañas de promoción y, por otro lado, la búsqueda de nuevos consumidores en el mercado internacional. La Unión Europea ha concedido a Interovic cuatro programas de promoción que, gracias a la aportación por parte del sector, permite multiplicar estos fondos por cuatro y conseguir un mayor alcance en las campañas. El próximo mes de junio lanzaremos la nueva campaña promocional en televisión, digital y punto de venta que tiene como objetivo seguir poniendo en valor la sostenibilidad del sector y que, a día de hoy, hemos logrado que casi el 60% de la población considere el ovino y caprino como la carne más sostenible. También, trabajaremos muy de cerca con el canal Horeca, para seguir prestándoles nuestro apoyo tras la crisis del COVID-19 y poner de moda ‘El Paquito, tu bocadillo de cordero’, que tan buena acogida ha tenido en los últimos años. Un nuevo concepto que busca crear nuevos momentos de consumo y rejuvenecer su demanda.

¿Qué importancia tiene en la actualidad la exportación para el cordero español? ¿Cuáles son los mercados más interesantes? ¿Cuáles podrían abrirse en el futuro y tener una gran relevancia para el sector español?

La exportación de carne de lechal, cordero y cabrito es una de las vías más importante de crecimiento de este sector. La búsqueda de nuevos consumidores en países europeos y terceros países está permitiendo el desarrollo de una parte de la industria dedicada a la exportación diversificando mercados. Los países del Golfo Pérsico se han convertido en el segundo mercado para nuestro país, siendo el mercado más importante tras el francés. Otro mercado que crecerá en los próximos años será el de Japón, abierto en 2019 pero que a causa de la pandemia no ha podido ser trabajado. Otros mercados en vías de apertura son China, Singapur o Tailandia. Asia es el motor económico del mundo y las carnes de cordero y cabrito de España son un alimento con un gran potencial de crecimiento en estos mercados.
“En ocasiones se dan por aceptables tasas de infertilidad o aborto que no deberían asumirse”

Entrevista a Antón Esnal de la Presa, director técnico de Analítica Veterinaria

Redacción Interempresas29/06/2021
Los problemas reproductivos son uno de los grandes problemas que tienen que afrontar las explotaciones de ovino, ya que produce pérdidas económicas directas e indirectas. Por lo tanto, una adecuada prevención y un correcto diagnóstico de los patógenos implicados puede minimizar esas pérdidas y subir los índices de fertilidad.
foto
Antón Esnal.

En términos generales, ¿qué relación tiene la sanidad con la reproducción en la especie ovina?

Hay patologías relacionadas directamente con la reproducción, como es el caso de los abortos. Otras relacionadas de forma más sutil, como las alteraciones metabólico-nutricionales, que provocan una reducción de la fertilidad en general. Y, por último, podemos afirmar que cualquier estado patológico o de déficit de salud (enfermedades víricas y parasitarias, condiciones adversas en bienestar animal, malnutrición por exceso o defecto…) supone un empeoramiento de los índices reproductivos.

¿Cuáles son las principales patologías que afectan a la reproducción en ganado ovino?

Las patologías son múltiples. Las más evidentes son los abortos, tanto infecciosos como no infecciosos. Entre los primeros, tenemos procesos de transmisión horizontal entre animales, como el aborto enzoótico, la Fiebre Q o el virus Border, pero también de transmisión a partir del alimento contaminado, como es el caso de Toxoplasma, Listeria o Salmonella. Por otro lado, tenemos problemas de infertilidad, tanto ligados a las hembras como a los machos. En estos últimos, y al margen de factores de manejo como los ratios hembras/semental o la fatiga reproductiva, podemos tener problemas de baja calidad seminal de origen genético, epididimitis contagiosas u otras enfermedades venéreas como tricomoniasis o campilobacteriosis. Las enfermedades nutricionales, fundamentalmente de tipo carencial, son también importantes, principalmente en las fases tempranas de la gestación, aunque causa también de muerte fetal tardía, como es el caso del bocio congénito. Sin olvidar la toxemia de gestación, causa tanto de muertes fetales como de las propias madres.

¿Cuáles son las consecuencias productivas y económicas de estas patologías? ¿Se puede correr el riesgo de que pasen desapercibidas en las explotaciones?

En el ovino de carne, la consecuencia es directa al frustrarse el objeto mismo de la producción, que es el cordero. En el caso del ovino lechero, la consecuencia fundamental tanto de una baja fertilidad como del aborto es el incremento de los días improductivos en el conjunto del rebaño, tanto por la permanencia de animales fuera de lactación como del alargamiento de las lactaciones con una producción láctea por debajo del umbral de rentabilidad. En el caso de los abortos, diversos estudios establecen un coste mínimo de 150 euros por hembra abortada. Los fallos reproductivos raramente pasan desapercibidos, salvo en sistemas muy extensivos y sin apenas manejo reproductivo. Lo que sí puede ocurrir es que se den por aceptables tasas de infertilidad o aborto que tal vez no deban asumirse, o se presenten abortos sin que éstos sean investigados a nivel etiológico con el fin de establecer planes preventivos. Lo que puede ocurrir también sin un buen diagnóstico de gestación es que no sepamos en qué fase se ha producido el problema: fallo de concepción, reabsorción embrionaria, aborto temprano…

¿Qué aspectos sanitarios que influyen en la reproducción deben monitorizarse? ¿Cómo puede hacerse?

Desde el punto de vista infeccioso, los controles que pueden realizarse con carácter preventivo son numerosos. Desde los controles sanitarios y cuarentena en la compra de animales con el fin de evitar la entrada al rebaño de nuevas enfermedades reproductivas, hasta el chequeo de enfermedades durante la recría y precubrición. Para establecer el calendario vacunal, se pueden realizar chequeos serológicos con el fin de evaluar la circulación e incidencia de determinados patógenos. Estos chequeos pueden servir para incorporar nuevas vacunas, para adelantar la pauta vacunal respecto a la fase en la que se verifican los primeros contagios, o incluso para descartar la vacunación en colectivos en los que se confirme, para ciertas enfermedades, una inmunización natural elevada.

Otro aspecto a monitorizar es la sanidad de los machos. La incidencia de enfermedades reproductivas en los carneros es mayor de la que tendemos a pensar. Y estos procesos incluyen enfermedades limitantes de la fertilidad como la epididimitis producida por agentes como Brucella ovis o Actinobacillus seminis, así como otras enfermedades de trasmisión venérea y que afectan a la reproducción como Trichomonas o Campylobacter. Aunque los muestreos entrañan más dificultad, de igual forma que analizamos laboratorialmente los abortos, deberíamos conocer, en algunos casos por serología y en otros por análisis seminal o lavado prepucial, la incidencia de estos agentes en los sementales del rebaño.

El control microbiológico de los alimentos es también importante pues es fuente de agentes abortivos como Salmonella o Listeria. La implantación de un código de buenas prácticas en el manejo de la alimentación debe incluir controles microbiológicos periódicos de alimentos, en especial de materias primas más sensibles como los ensilados, así como del agua, principalmente cuando ésta no provenga de la red de saneamiento público.

Y finalmente, se pueden realizar evaluaciones del estado nutricional y metabólico de los animales antes, durante e inmediatamente después de la gestación. Dos de los aspectos fundamentales serían controlar la funcionalidad hepática y los niveles de cuerpos cetónicos a nivel sanguíneo, con el fin de detectar precozmente estados de cetosis subclínica que pueda derivar finalmente en toxemia y/o muerte fetal. Y también es interesante descartar estados carenciales de minerales o vitaminas de importancia reproductiva como el selenio.

En este sentido, ¿qué papel juega el diagnóstico laboratorial? ¿Qué importancia tiene localizar el patógeno concreto que está implicado en los problemas de una explotación ovina?

Refiriéndonos a agentes infecciosos, el diagnóstico laboratorial va a permitir, no sólo determinar el interés o no del uso de antibióticos y de la elección del fármaco más eficaz, sino poner nombre a un patógeno que normalmente ofrece estrategias de lucha específicas tales como la vacunación, la detección de portadores… En los abortos están implicados de forma habitual unos cinco o seis patógenos, tanto bacterianos como víricos y parasitarios. Para unos existe antibioterapia y para otros no, y para una buena parte de ellos existen vacunas, por lo que el diagnóstico laboratorial es imprescindible para elegir la estrategia de control.

Y en este caso concreto de los abortos, ¿cuáles son las muestras que deben enviarse al laboratorio para tener un diagnóstico exitoso?

En los abortos, los mecanismos de infección y desarrollo de lesiones son distintos según el microorganismo, por lo que la elección de muestras es importante de cara al éxito diagnóstico. Para el examen de Chlamydia abortus y Coxiella burnetii es importante disponer de placentas, mientras que para otras bacterias como Salmonella o Campylobacter u otros agentes como Toxoplasma o virus Border, el feto es también muy útil. En general, disponer de feto, placenta y sangre materna permite un porcentaje de diagnóstico bastante alto en caso de aborto infeccioso.

“Mejorar los resultados de fertilidad llevará a un aumento de las inseminaciones”

Entrevista a Fernando Freire, gerente de Ovigén

28/06/2021
La inseminación artificial es la vía más rápida para la difusión de la mejora genética, pero su aplicación en el sector ovino todavía es minoritaria. El Grupo Operativo Reprovi está investigando varios aspectos para ayudar a que se generalice la técnica.
foto
Fernando Freire.

¿Quiénes componen el Grupo Operativo Reprovi?

Los miembros solicitantes de Reprovi son la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Raza Assaf (Assafe), la Confederación de las Razas Latxa y Carranzana (Confelac) y la Asociación Nacional de Criadores de Ovino Selecto de Raza Manchega (Agrama), así como los centros de selección y testaje con los que trabajan, que son Ovigén, Cersyra de Valdepeñas y Ardiekin. También participan el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), las Universidades de Murcia (UMU) y San Pablo-CEU de Valencia, el Instituto de Ganadería de Montaña de León (IGM-CSIC), el instituto vasco de investigación Neiker-Tecnalia y la cooperativa Genovis. Como colaborador, participa la Asociación Nacional de Criadores de Raza Churra (Anche) y la coordinación corre a cargo de la consultora Imasde Agroalimentaria. Un grupo que integra más de 500 explotaciones de ovino y 300.000 cabezas, así como organismos y entidades colaboradoras que se complementan perfectamente.

¿Cuáles son sus objetivos?

Se centran en mejorar la fertilidad en la inseminación artificial de las explotaciones ganaderas ovinas de leche. Este objetivo se plantea desde varios puntos de vista. Uno de ellos es el uso de probióticos, que mediante su efecto sobre la flora vaginal permitan mejorar la fertilidad. Otro aspecto es la mejora de la calidad microbiológica de la dosis seminal. Se analiza todo el proceso de elaboración, desde el semental hasta la dosis final, detectando posibles puntos críticos que pudieran influir en su calidad. Otro objetivo es alargar la viabilidad de las dosis refrigeradas, más allá de las 6-8 horas actuales, probando un nuevo diluyente. También se han probado diferentes protocolos de sincronización para inseminación artificial. El análisis de las causas de baja fertilidad en algunos lotes de inseminación, mediante cuestionario realizado en cada inseminación también se analiza. Finalmente se incluye un estudio económico del impacto de la inseminación artificial en las explotaciones.

¿Cuáles son los datos actuales de la inseminación artificial en el ganado ovino de España? ¿Qué razas son las más activas?

Se inseminan alrededor de 150.000 ovejas, cifra que en porcentaje sobre en censo total ovino es muy baja, alrededor del 1%. Las razas lecheras son las que más utilizan esta técnica para la difusión de su mejora genética a través de los sementales valorados en los centros de selección y testaje. Assaf, Manchega, Latxa y Lacaune son las razas que más inseminan. En menor proporción, lo hacen Rasa Aragonesa, Churra, Castellana, Ojalada, Merina, entre otras.

¿Qué factores limitantes tiene la inseminación en ovino? ¿Hay aspectos relativos a la propia fisiología del animal que supongan un impedimento?

Desde mi punto de vista, debe mejorar el dato de fertilidad, especialmente por vía transcervical, que ronda el 50%. Fomentar el uso de la vía laparoscópica, que ofrece mejores resultados, es una labor que se está desarrollando, pues se asocia a una técnica compleja. No hay aspectos relativos únicamente a la fisiología, sino también la anatomía del cuello uterino. La oveja no es poliéstrica como la vaca y se debe recurrir a la sincronización de celos para realizar la inseminación. No todos los animales responden adecuadamente y se han observado diferencias en la respuesta entre los protocolos utilizados.

¿Y hay impedimentos de ámbito social?

Quizá es uno de los aspectos a mejorar, ya que generalizar el uso de la inseminación es una asignatura pendiente. Una de las barreras de entrada es la dificultad, los bajos resultados de fertilidad y cuantificar económicamente la mejora de resultados real que se alcanza en las explotaciones que la utilizan, tanto por la vía de corderas como de sementales que se obtienen.

¿Cómo puede mejorarse la fertilidad de la inseminación artificial?

Para mejorar los resultados de fertilidad hay varios aspectos que analizar, y es precisamente lo que trata de hacer el grupo Reprovi. En referencia a la hembra, uno de ellos es el uso de probióticos, cuyo efecto se está analizando. Por otro lado, en los tres centros de selección participantes se han llevado a cabo muestreos desde el semental hasta la dosis final, pasando por todo el proceso de elaboración para garantizar la calidad del semen. Otro aspecto que se ha analizado es el momento exacto de ovulación aplicando tratamientos de 12 y 14 días, y su variabilidad en el lote sincronizado, tanto en primavera como en otoño. Los resultados de todo ello se presentarán el otoño próximo.

¿Qué papel juega la selección de las ovejas que van a ser inseminadas?

En los resultados influye tanto el macho como la hembra, y la selección de éstas es muy importante. La condición corporal y que esté en balance energético positivo debe controlarse. También que tengan una edad adecuada. Al menos en Assaf, se ha comprobado que la fertilidad empieza a disminuir a partir de los 36 meses. Evitar inseminar hembras con fracaso en inseminaciones anteriores y no incluir en el lote las que no han quedado gestantes anteriormente mejoran los resultados. En Assaf también se ha cuantificado el efecto negativo de niveles elevados de urea, basándose en datos de control lechero oficial.

¿Qué avances tecnológicos se han desarrollado en los últimos años para facilitar la inseminación artificial?

En cuanto a la técnica de inseminación, Ovigén y el veterinario Luis Reyes han desarrollado y patentado un nuevo espéculo que está ofreciendo buenos resultados, permitiendo inseminar los animales sin necesidad de levantar los cuartos traseros. El efecto ha sido facilitar el proceso de inseminación, reducir el estrés del animal y la mano de obra necesaria para aplicar las dosis, pues se puede hacer en la sala de ordeño. Hay una nueva versión del dispositivo que se podría comercializar este verano.

¿Qué actividades se están llevando a cabo por Reprovi para fomentar la utilización de la inseminación artificial en ovino?

La difusión de los resultados es parte importante del proyecto, aunque la situación sanitaria debida a la COVID-19 no ha permitido encuentros con ganaderos y veterinarios. Se han organizado seminarios online, otro tendrá lugar en junio y está planificado uno final de presentación de resultados, además de la propia presencia en el FORO.

¿Cómo considera que serán los próximos años de la inseminación artificial en ovino en España?

Se deben mejorar los resultados de fertilidad, y creo que Reprovic ya ha aportado mejoras. El proyecto ha establecido una colaboración muy interesante entre las razas ovinas de leche y debería continuar en los próximos años. Hay resultados de aplicación inmediata y queda mucho más por experimentar. También debe mejorarse la comunicación, en cuanto a la difusión de resultados, con los veterinarios y ganaderos. Algo más de marketing sobre la inseminación y sus ventajas lo considero necesario. Creo que mejorarán los resultados y eso llevará a un aumento de las inseminaciones. Que sea considerable dependerá del grado de esa mejora que se pueda alcanzar y creo que la continuidad de Reprovi podrá aportar resultados muy positivos.

“Es fundamental una dosis justa y precisa del producto a la hora de usar un antiparasitario y que tenga una buena biodisponibilidad”

Entrevista a Javier Acosta, veterinario del Servicio de Pequeños Rumiantes de CEVA, y Alejandro Causapié, responsable de Marketing de Rumiantes de CEVA

24/06/2021
Los parásitos son uno de los principales problemas sanitarios que pueden encontrarse en las explotaciones de pequeños rumiantes. Supone importantes pérdidas económicas y, además, puede tener consecuencias fatales para el rebaño si no se realiza un adecuado manejo de las desparasitaciones, ya que pueden aparecer resistencias. En esta entrevista, Javier Acosta y Alejandro Causapié, de la empresa Ceva Salud Animal, analizan todos los aspectos relativos a las desparasitaciones y hablan sobre el seminario de nuevas alternativas frente a parásitos de ovino y caprino.
foto
Javier Acosta.
foto
Alejandro Causapié.

¿Cuáles son los principales parásitos, tanto internos como externos, que afectan al ganado ovino? ¿Existen diferencias entre las ganaderías de aptitud láctea y las de aptitud cárnica?

Los principales parásitos que nos podemos encontrar en las ganaderías de pequeños rumiantes suelen ser internos y externos. Los internos podemos clasificarlos en tres grandes grupos: nematodos, trematodos y cestodos. Los nematodos son parásitos vermes redondos que podemos localizar en el tracto gastrointestinal y cavidad respiratoria, como parásitos pulmonares. Los trematodos son parásitos que localizamos principalmente en el hígado; y los cestodos suelen ser parásitos que localizamos en intestino en su estado adulto y en músculo y vísceras en estado larvario. Otro gran grupo de parásito son los externos, y aquí encontramos ectoparásitos como las pulgas, garrapatas, piojos, sarna y moscas. Desde nuestro punto de vista no existen diferencia entre las ganaderías de diferente aptitud en lo que se refiere a incidencia o afección de estos parásitos, pero sí es cierto que existe más control o mejor manejo en ganaderías de aptitud lechero frente a carne, debido a que el ganadero está más en contacto y pendiente de los animales, ya que son explotaciones intensivas o semi-intensivas. Y en los animales de aptitud cárnica, la mayoría son modelos de explotaciones extensivas, donde el ganado pasta más libremente y hay menos manejo del ganado.

¿Y cuáles son los parásitos más peligrosos para una explotación de ovino?

Todos los parásitos son peligrosos para las explotaciones, ya que todos pueden afectar severamente a los rebaños disminuyendo su estatus sanitario, sus producciones incluso causando bajas de animales, pero si nos tenemos que decantar por alguno, seguramente serían los parásitos internos, ya que aumentan la población y no lo vemos hasta que da la cara con algún problema en el rebaño.

¿Cuáles son las consecuencias productivas que pueden tener las parasitosis en una explotación ovina? ¿Y cómo se traducen en la rentabilidad de las ganaderías?

La primera consecuencia que sufre una explotación parasitada es la bajada de inmunidad que van a sufrir los animales, abriendo puertas de entrada a otras patologías. En segundo lugar, si tiene una carga parasitaria alta, provocará que todas las pautas vacunales que estén instauradas en las explotaciones no funcionen correctamente. Y, en tercer lugar, provocará una bajada en la producción de leche o carne, aumento de las bajas de animales, perdida de condición corporal, delgadez, diarreas, retraso del crecimiento. Hay un reciente estudio europeo sobre la evaluación inicial de la carga económica de las principales infecciones por helmintos parasitarios para la industria ganadera de rumiantes en Europa (Charlier et al 2020), donde se estima que el coste de estás parasitosis en ovino de leche cuesta en torno a 151 millones de euros, 203 millones de euros en ovino de carne y 86 millones de euros en cabras de ordeño.

¿Cuáles son los errores más comunes que tienen los ganaderos a la hora de realizar las desparasitaciones en sus explotaciones?

El primer error es la no continuidad de los tratamientos, ya que nos acordamos de la desparasitación cuando hay problemas, y no se cumplen con periodicidad el programa de desparasitación de la explotación. Hay que tener en cuenta que los ciclos biológicos de los parásitos son muy cortos, se pueden repetir en menos de dos meses. Por otro lado, está la estimación del peso vivo de los animales. En muchas ocasiones se infravalora lo que conlleva una infradosificación del producto. También hay que mejorar en las medidas de limpieza y desinfección después de llevar a cabo una desparasitación, hay que limpiar y desinfectar instalaciones, así como hacer una rotación de cercas para evitar las reinfestaciones (retirar camas, retirada de estiércol, manejo de cercas, etc.).
“La primera consecuencia que sufre una explotación parasitada es la bajada de inmunidad, abriendo puertas de entrada a otras patologías”

¿Ha habido cambios en los últimos años respecto a los protocolos que normalmente se aplican en las explotaciones? ¿Se procura ahora ser más efectivos en la elección del antiparasitario para evitar resistencias?

En los últimos años hemos pasado de desparasitar en sábana los rebaños a desparasitar por lotes en secado (ovino de leche y caprino) y antes de la paridera (ovino de carne). Hay muy pocos cambios en los últimos años con respecto a los protocolos de desparasitación y la elección de antiparasitario adecuado. Es uno de los principales hándicaps que existen a día de hoy, ya que no se suelen hacer análisis coprológicos para saber los parásitos que tenemos en las granjas, en los rebaños y la carga parasitaria que hay.

En este sentido, ¿qué importancia tienen las resistencias en el control de los parásitos? ¿Pueden echar por tierra la estrategia de desparasitación en una ganadería?

La importancia es muy grande debido a las pérdidas económicas que pueden contraer. Hay notificaciones en todo el mundo de la resistencia de los nematodos gastrointestinales en ovino y caprino afectando a la salud y productividad de las granjas, hasta tal punto que se están cerrando explotaciones o sacrificando los animales. Los factores que se consideran más significativos son la frecuencia excesiva de tratamientos y la administración de una dosis inadecuada (infradosificación). Por tanto, es fundamental una dosis justa y precisa del producto a la hora de usar un antiparasitario y que tenga una buena biodisponibilidad en el animal.

En cuanto al próximo FORO, Ceva ha incluido un seminario dedicado especialmente a parásitos en ovino y caprino. ¿De qué van a hablar?

Nuestra idea es comentar acerca de la situación actual parasitaria que vemos en nuestras explotaciones y los avances y estudios que se han hecho en los últimos años. Además, contaremos con la presencia de María Martínez Valladares, que es un referente a nivel nacional e internacional en cuanto a investigación y estudios sobre parasitología. Esperamos que todos los asistentes que deseen participar puedan ver, desde un punto de vista aplicado a nuestras explotaciones, cómo se encuentra la situación a día de hoy y también de las posibles soluciones o herramientas con las que contamos actualmente registradas en ovino y caprino.

Nuevas alternativas para afrontar el problema de los parásitos en ganado ovino y caprino

23/06/2021

El XXIII FORO NACIONAL DE OVINO cumplió el ecuador de su vigésimo tercera edición, celebrada de forma virtual, con la celebración de tercer seminario, cuyo título fue ‘Nuevo modelo sanitario en el ovino español (I): Nuevas alternativas frente a parásitos en ovino y caprino’. Esta sesión fue patrocinada por CEVA Salud Animal.

Alejandro Causapié Castro, Marketing Manager de CEVA Salud Animal, fue el encargado de ejercer de maestro de ceremonias, presentando la jornada y moderando el posterior debate. Antes de dar paso a los ponentes, señaló que un reciente estudio (Charlier et al., 2020) determinó la carga económica de las principales infecciones por helmintos para la industria rumiante en Europa. Esta carga económica es de 151 millones de euros en ovino de leche, 206 millones en ovino de carne y 86 millones en caprino.

foto
Un instante del debate en la parte final del seminario.

A continuación intervino María Martínez Valladares, licenciada y doctora en Veterinaria por la Universidad de León, con una ponencia titulada ‘La importancia de la desparasitación en lactación’. Entre sus conclusiones, destacó que la administración de un tratamiento antihelmíntico en ovino con bajas cargas parasitarias puede mejorar el rendimiento lechero, alrededor del 10%. Además, cuando el nivel de infección es elevado durante el periparto, un único tratamiento antes del parte no mejora el rendimiento lechero significativamente si el manejo es el mismo.

La segunda ponencia fue de Javier Acosta Ledesma, responsable del Servicio Técnico de Pequeños Rumiantes de CEVA Salud Animal, con una charla titulada ‘Nuevo registro de eprinomectina inyectable en ovino y caprino’. El experto señaló que en noviembre 2020 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios autorizó la modificación de la autorización de comercialización del medicamento Eprecis para ganado ovino y caprino. Una de sus grandes ventajas es que tiene 0 horas de tiempo de espera en leche, además de una alta biodisponibilidad, mejor farmacocinética, fácil administración y viales de alta calidad.

El seminario se cerró con una animada ronda de preguntas en la que los ponentes respondieron las inquietudes y necesidades enviadas por los asistentes a la jornada virtual.

La vacunación como herramienta clave para la prevención del Complejo Respiratorio Ovino (CRO)

18/06/2021

La segunda sesión del XXIII FORO NACIONAL DE OVINO, celebrada el jueves 17 de junio, estuvo marcada por la importancia del control de las enfermedades respiratorias en ganado ovino, a través de herramientas como la vacunación y medidas de manejo como el calostro.

En el seminario patrocinado por MSD Animal Health, bajo el título ‘Recría 10: prevención del Complejo Respiratorio Ovino (CRO)’, intervinieron ponentes como Jorge Gutiérrez González, técnico veterinario de Pequeños Rumiantes de MSD Animal Health; José Luis Blasco Castelló, técnico veterinario de Pequeños Rumiantes y Vacuno de Cebo de MSD Animal Health; Laura Elvira, directora técnica de Rumiantes de MSD Animal Health; Lorenzo Fraile, profesor agregado del Departamento de Producción Animal de la Universidad de Lleida; y Xochitl Hernández Martínez, veterinaria de Cárnicas La Molineta e investigadora del Laboratorio de Sanidad de Rumiantes de la Universidad de Murcia.

El coloquio fue moderado por Marta Velázquez Marcos, Marketing Manager de MSD Animal Health.

foto
Un momento del coloquio final.

En el seminario se presentó un estudio de la respuesta inmune tras la vacunación frente al CRO mediante una vacuna IRP (Ovipast Plus) y la transferencia calostral de anticuerpos frente a Mannheimia haemolityca a los corderos. Como conclusiones de este estudio, la vacunación incrementa de modo significativo el título de anticuerpos en las ovejas preparto, además de garantizar títulos más altos en el calostro de las ovejas y a las 48 horas de vida del cordero y también al destete.

Por lo tanto, se reduce el riesgo de CRO, lo que hace disminuir las bajas de animales. Por último, se recomendó la vacunación de los corderos a partir de las tres semanas de vida.

Además, el seminario patrocinado por MSD Animal Health insistió en la necesidad de realizar un buen encalostramiento de los corderos por su papel en el refuerzo de la inmunidad de los animales, entre otras ventajas.

Inauguración de Esperanza Orellana, directora general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura

El XXIII FORO NACIONAL DE OVINO arranca con un mensaje de optimismo y una reivindicación de la sostenibilidad

Redacción Tierras / Interempresas17/06/2021

La vigésimo tercera edición del FORO NACIONAL DE OVINO arrancó este pasado miércoles, día 15 de junio, con una inauguración protagonizada por Esperanza Orellana Moraleda, directora general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Señaló que los contenidos del FORO dan una idea de la evolución del sector y de las preocupaciones de los ganaderos. Además, recordó que el sector ovino es sinónimo de tradición e innovación y es un motor económico en las zonas rurales, de producción de alimentos de calidad y alto valor añadido. “Tenemos una posición privilegiada para afrontar el futuro”, apuntó.

Esperanza Orellana comenzó su inauguración del FORO recordando que el ovino es un sector estratégico. “No sólo por el valor económico, sino también por la importancia en el ámbito rural, territorial y en los mercados internacionales. En este sentido, se debe avanzar en la exportación de carne, por encima de los animales vivos, porque deja más valor”, apuntó. De hecho, en 2020, un año de pandemia, se incrementaron las exportaciones de carne de ovino en un 6%. Además, valoró como una buena noticia la reciente suspensión de los aranceles, que afectó a la exportación de quesos españoles con destino a Estados Unidos.

“El ejercicio 2020 fue un año complejo con el cierre del canal Horeca, en un momento en el que se preparaban las celebraciones de primavera, que tiran mucho del consumo del cordero. El sector buscó soluciones, con la colaboración del Ministerio. Ahora ay que lanzar un mensaje de optimismo sobre la evolución de la pandemia”, dijo Orellana. Además, reflexionó sobre el efecto de la crisis sanitaria, que ha acelerado unos cambios que ya se vislumbraban en el horizonte. “Además, contamos con los fondos de Next Generation, con más de 70.000 millones para España en formas de ayuda directa. En el Ministerio de Agricultura, se acompañará con ayudas a inversiones relacionadas con innovación, economía circular, eficiencia energética, agricultura y ganadería 4.0”, desveló la directora general.

Orellana también realizó un elogio de los profesionales del sector, por su espíritu de mejora continua que han puesto en marcha conceptos como innovación, sostenibilidad, bienestar animal… “Son nuevos elementos que han llegado para quedarse, manteniendo otros clásicos como sanidad, higiene, bioseguridad, mejora genética, manejo, índices productivos o reproductivos”, apuntó.

foto
Esperanza Orellana, en la parte izquierda inferior de la imagen, en la inauguración del FORO OVINO, junto a Fernando de Paz, director del Foro.
Por otro lado, destacó la diferenciación que aporta el sector. “Se debe aprovechar el enorme potencial que tienen las razas autóctonas, para construir el relato que debe acompañar al sector ovino, de compromiso con el territorio, de compromiso con el medio ambiente, de gestión e innovación. A través del logotipo ‘Raza Autóctona 100%’, conseguimos avanzar en ese relato”, señala.

En este sentido, recordó que el concepto de sostenibilidad no se refiere únicamente al ámbito medioambiental, ya que también debe ser social y económico. Además, ahora el consumidor demanda cuestiones más allá de la sostenibilidad, en el ámbito sanitario, del bienestar animal, consideraciones éticas… “Este hecho supone un desafío y por eso es importante la construcción del relato y la comunicación. La diferencia es que todo ocurre ahora a una velocidad vertiginosa con las redes sociales, por lo que es muy importante estar preparados para comunicar y para reaccionar”, dijo.

Una PAC más verde

Orellana también aseguró que la ganadería ovina se enmarca con facilidad en la estrategia europea ‘De la Granja a la Mesa’ y en la estrategia de la Biodiversidad, dentro del ‘Pacto Verde Europeo’. “Se debe agilizar la transición hacia sistemas alimentarios más sostenibles, que es un nuevo concepto que ha entrado con fuerza en las estrategias políticas de mano de Naciones Unidas. La nueva PAC da un respaldo a esta nueva orientación y examinarán objetivos económicos, ambientales y sociales. Se está retrasando un acuerdo entre el Parlamento Europeo y el Consejo para el Plan Estratégico. Esperamos que la negociación acabe este mismo mes. Para recibir las ayudas de la PAC, el esfuerzo ambiental tendrá que ser mayor. Pero creo que este sector, y concretamente la ganadería extensiva, tiene una posición de privilegio”, reflexionó.

En el primer pilar, además de la ayuda básica de la renta que seguirá siendo una ayuda desacoplada a la que se destinará alrededor del 60% de los fondos, existirá un instrumento nuevo, que son los ‘ecoesquemas’, que significarán el 25% de los pagos del primer pilar. Orellana recordó que se basarán en una serie de prácticas que deben ser respetuosas desde el punto de vista ambiental, con la fijación de carbono al suelo, la agricultura de precisión… “La ganadería extensiva, como el pastoreo, va a tener un encaje más fácil en este nuevo instrumento”, dijo.

Por último, aseguró que el sector ovino y caprino mantendrá pagos acoplados. Incluso, es previsible que se pueda hacer un esfuerzo adicional impulsando los modelos productivos que tienen más dificultades para competir en el mercado. Además, las medidas del segundo pilar también están a disposición de este sector, en aspectos como ambientales, innovación, relevo generacional o digitalización.

Epidemiología, diagnóstico y vacunación como claves para prevenir y controlar las enfermedades contagiosas

17/06/2021

Hipra patrocinó el primer seminario del XXIII FORO NACIONAL DE OVINO, que se desarrolla de forma online en 2021 y que arrancó con esa primera sesión el día 15 de junio. Con el título de ‘Claves para la prevención y control de las enfermedades contagiosas’, esta primera jornada fue moderada por Pablo Núñez, Corporate Brand Manager en Hipra.

La intervención que abrió este seminario fue la de Carlos Montbrau Morcillo, investigador de Desarrollo Pre-clínico de Hipra, con una ponencia titulada ‘Epidemiología: ¿cómo se comportan las enfermedades infecto-contagiosas en el rebaño?’. Señaló que un mayor conocimiento del patógeno ofrece un mayor número de herramientas, para conocer los factores de riesgo y protección que se pueden aplicar. Para ello, es fundamental tener un diagnóstico eficaz. A partir de ese momento, la continuidad es fundamental para el control. “Si nos relajamos, podemos caer en un nuevo brote y volver a comenzar puede ser mucho más costoso”, apuntó.

foto
Un momento de la presentación de Miguel Ángel Sanz Franco.
A continuación, intervino Jaime Maldonado, Senior Manager de la Unidad de Marketing Científico en Hipra, que habló sobre ‘Diagnóstico: el primer paso para su control’. Analizó los pasos en la evolución hacia el diagnóstico, especialmente el screening sindrómico por PCR. También destacó que el entorno está cambiando y parece ser favorable para el crecimiento de la industria ovina. El rol del veterinario de ovino deberá ser consecuente con este cambio, favoreciendo un diálogo empático y constructivo con su cliente para generar cambios de hábitos. Por último, señaló que el laboratorio de diagnóstico se adapta a estos cambios y ajusta sus métodos para que sean sostenibles y útiles.

La última charla estuvo protagonizada por Miguel Ángel Sanz Franco, técnico de pequeños rumiantes en Hipra, con la ponencia ‘Vacunación: herramienta básica para el control del problema’. En su intervención, señaló que, para prevenir una enfermedad, debemos conocer cómo se transmite, por lo que es importante la epidemiología. Además, el diagnóstico debe ser una herramienta para conocer la enfermedad y su evolución. La eficacia de un programa vacunal dependerá de cómo y cuándo lo hagamos. “Prevención es ir por delante”, concluyó.

“El Complejo Respiratorio Ovino es la patología que más bajas y pérdidas causa en animales menores de tres meses de edad”

Entrevista a Jorge Gutiérrez, técnico veterinario de Pequeños Rumiantes de MSD Animal Health

17/06/2021

La recría de las corderas es una etapa fundamental en una explotación de ovino, ya que se asegura la producción del futuro. Un adecuado protocolo sanitario y un correcto manejo del calostro y un plan sanitario adecuado son fundamentales para evitar problemas como el Complejo Respiratorio Ovino, que puede provocar grandes pérdidas en las explotaciones ganaderas.

foto
Jorge Gutiérrez.

¿Cuáles son los objetivos generales que se plantean en el seminario sobre la prevención del Complejo Respiratorio Ovino (CRO) en la recría de corderas? ¿En qué aspectos se quiere incidir de forma principal?

Diferentes estudios realizados en España han demostrado que el CRO es la patología que más bajas y pérdidas causa en los animales jóvenes, es decir, menores de tres meses de edad. Por ello, la prevención del CRO en la recría de corderas debe ser un objetivo prioritario de las granjas de ovino, puesto que su impacto económico puede ser muy importante, tanto por las pérdidas directas (muertes y pérdida de animales de alto valor genético), como indirectas (gastos en tratamientos y retraso en el crecimiento). La prevención del CRO en la recría debe comenzar con la vacunación frente a Pasterelas de las madres en preparto, siguiendo con un adecuado encalostrado de las corderas de reposición hasta que se comience con el plan vacunal de las mismas antes del destete. A la vez que se trabaja sobre la inmunidad de los animales (madres y crías), no debemos olvidar mantener controlados los factores predisponentes (mala ventilación, coccidiosis, hacinamiento…), que favorecerán la aparición de la patología respiratoria en las futuras corderas de reposición.

MSD Animal Health lleva varios años incidiendo en la importancia del calostro y en sus reglas de oro, conocidas como las 4 C’s del Calostro. Desde su experiencia, ¿cómo se realiza la administración del calostro en las explotaciones españolas de ovino? ¿Cómo ha evolucionado en los últimos años?

En este apartado debemos diferenciar los dos tipos de encalostrado que podemos encontrar en las granjas: encalostrado materno o encalostrado manual con sonda o biberón con pool de calostro ordeñado de las madres paridas. En las explotaciones de ovino de leche intensivo con lactancia artificial, en los últimos años se ha pasado del encalostrado de las crías directamente con la madre, al encalostrado manual con pool de calostro, facilitando el aprendizaje de la lactancia artificial. Por otro lado, en las granjas de ovino con encalostrado materno apenas ha habido una evolución significativa en el manejo del calostro, salvo las mejoras que cada granja haya llevado a cabo (boxes de parto, banco de calostro congelado…) para aumentar la supervivencia de los corderos recién nacidos.

¿Qué novedades van a presentar en esta edición del FORO?

En esta edición del FORO presentaremos el abordaje integral del CRO partiendo de la vacunación en las madres y asegurando un correcto encalostrado de las crías hasta que comiencen su protocolo vacunal específico frente al CRO a partir de la tercera semana de vida.

¿Cómo debería ser un protocolo sobresaliente en la administración del calostro? ¿Cuáles son los puntos clave?

El protocolo sobresaliente es el que consiga más de un 80% de corderos bien encalostrados (midiendo el suero de una muestra representativa de corderos de la paridera con un refractómetro). Si no conseguimos alcanzar este objetivo, es cuando debemos chequear las 4C's del calostro, revisando el protocolo de cada granja: Calidad, Cantidad, Cuándo (rapidez) y Contaminación bacteriana. No debemos olvidar una quinta C del calostro que es el de la Constancia, puesto que en parideras de un gran número de animales el factor humano y su cansancio hace que la constancia en el encalostrado no sea la ideal.

¿Cuáles son las grandes ventajas de una buena administración de calostro? ¿Y cuáles son los principales riesgos que se corren si no se realiza de una forma adecuada?

A corto plazo un correcto encalostrado nos debe reducir la aparición de las temidas patologías de los recién nacidos (principalmente diarreas y neumonías). Un estudio reciente francés ha demostrado que el factor más determinante en la mortalidad de corderos hasta el día 40 de vida es el encalostrado. Por ello, un buen encalostrado es fundamental si queremos reducir la mortalidad neonatal. A largo plazo, mejora la longevidad y la productividad de las futuras madres del rebaño. Así, invertir en manejo haciendo un buen encalostrado de las crías es muy rentable.

¿A qué otros aspectos deben prestar atención ganaderos y veterinarios en la etapa de recría de las corderas? ¿Cuáles son los más importantes?

La recría de corderas necesita un completo plan de trabajo que podemos dividir en diferentes etapas. Debemos empezar siempre con las madres en preparto (plan sanitario y alimentación), para conseguir un calostro de calidad y un adecuado peso al nacimiento de las crías. El destete es una fase crucial en la vida de las corderas, donde si no hacemos las cosas bien se nos puede disparar la mortalidad por el CRO, coccidiosis u otras patologías asociadas al estrés del destete. A partir del destete, uno de los puntos clave a desarrollar en la recría será iniciar su protección mediante el plan sanitario que decidamos aplicar en las corderas, que nos permitirá protegerlas de las enfermedades más importantes (clostridiosis, pasterelosis, paratuberculosis y patologías abortivas), siendo un ‘seguro a todo riesgo’ para la recría. Una alimentación de las corderas que les permita obtener un crecimiento adecuado en cada fase es fundamental para que lleguen a la pubertad con el desarrollo idóneo que favorezca una buena fertilidad en su primera cubrición, de manera que podamos tener una edad al primer parto en torno a los 13-14 meses, minimizando los periodos improductivos.También hay que tener en cuenta que después de la cubrición, las corderas aún no han llegado a su peso adulto y además de estar gestando, siguen creciendo, por lo que una adecuada alimentación es muy importante para obtener los mejores resultados. Por último, no debemos olvidar que la recría es el futuro de la granja, y que todos los esfuerzos y recursos dedicados a tener unas corderas sanas y protegidas frente a las principales enfermedades, tendrán una repercusión positiva sobre la rentabilidad de la explotación.

“Un programa vacunal adaptado a cada granja potencia la inmunidad de los animales”

Entrevista a Miguel Ángel Sanz Franco, técnico de Pequeños Rumiantes de Hipra

17/06/2021
Los programas vacunales son fundamentales para ayudar a prevenir y controlar las enfermedades más importantes que afectan al ganado ovino. Adecuado a las circunstancias de cada explotación, ayudan a reducir síntomas y a disminuir la excreción de patógenos, junto con medidas de manejo.
foto
Miguel Ángel Sanz.

La prevención es uno de los aspectos sanitarios fundamentales en los que debe trabajar una explotación de ovino. ¿Cuáles son sus grandes ventajas?

Está claro que el futuro de la sanidad pasa por la prevención. Cuando queremos controlar una enfermedad debemos ir por delante de ella. Creo que esta es la principal ventaja cuando hablamos de prevención. En el contexto actual de pandemia que estamos sufriendo, vemos que son fundamentales las medidas de prevención. Además, con las normas de uso racional del antibiótico vemos que el antibiótico no se debe utilizar como preventivo, por lo que cada vez cobran mayor peso en la prevención los adecuados programas vacunales.

¿Qué papel juega la inmunidad del animal en la prevención de enfermedades? ¿En qué aspectos debe incidir el ganadero para fomentar la inmunidad de sus animales?

El sistema inmunitario es fundamental a la hora de controlar una enfermedad. En el sistema inmunitario influyen multitud de factores como pueden ser la alimentación, sistemas de manejo… todas las medidas que tome el ganadero en la explotación para conseguir que los animales tengan un sistema inmunitario potente ayudarán a la prevención de enfermedades. Por tanto, es fundamental influir y potenciar, tanto la inmunidad innata como la adquirida y para ello, el ganadero deberá utilizar un programa vacunal adecuado a sus necesidades. Además, en ganadería es muy importante hablar de inmunidad de rebaño, pues cuando queremos prevenir una enfermedad, debemos evitar lo que llamamos ‘ventanas inmunológicas’, que son grupos de animales con diferente estatus inmunitario que serán en los que la enfermedad podrá replicar y mantenerse.

¿Cuáles son las principales enfermedades sobre las que es importante aplicar un proceso de vacunación en una ganadería de ovino?

Los programas vacunales cada vez son más complejos, pues cada vez son más el número de enfermedades que queremos prevenir. Antes prácticamente los basábamos en las enterotoxemias, pero hoy en día cada vez es más importante el control de abortos causados por Chlamydia abortus, que es el patógeno más prevalente causante de abortos en ovino y caprino, y de los problemas respiratorios por pasterela. En las explotaciones de leche, no debemos olvidar el control de las mamitis subclínicas y de la agalaxia contagiosa. Cada vez se están reduciendo más el uso de antibióticos y parece que hay una serie de enfermedades emergentes que cada vez nos cuesta más prevenir y controlar.

¿Ante qué patologías hay vacunas efectivas?

Lo cierto es que hay vacunas efectivas frente a todas estas enfermedades, y como sabéis, Hipra lleva años apostando por los pequeños rumiantes. En la última década, Hipra ha lanzado al mercado las dos últimas vacunas que se han registrado en este sector. En 2014, Hipra lanzó al mercado VIMCO, la primera vacuna para prevenir y controlar las mamitis por estafilococos, y en 2019 lanzamos INMEVA, la primera vacuna inactivada frente a abortos por Chlamydia y Salmonella que tiene demostrada eficacia tanto en disminución de clínica como de excreción. Quiero recordar que las nuevas vacunas que se registran deben de demostrar a la Agencia del Medicamento tanto su seguridad, como su eficacia. Por eso es tan difícil y costoso registrar vacunas, y por eso salen tan pocas vacunas nuevas al mercado.

¿Cuáles son las consecuencias productivas y económicas de esas enfermedades en un rebaño?

Todas las enfermedades producen grandes pérdidas económicas a los ganaderos. Por ejemplo, sabemos que una oveja abortada le cuesta al ganadero aproximadamente 70 euros en ovino de carne. Esta cifra se incrementa hasta los 200 euros en ovino de leche. O cuando hablamos de mamitis, un animal con mamitis subclínica nos hace perder en torno a 80 euros o, visto de otra manera, el coste de la mamitis subclínica en una explotación de leche es de 50 euros por animal presente en la explotación.

¿Consiguen las vacunas frenar y/o eliminar esos efectos?

Las vacunas pueden tener una eficacia basada en la reducción de sintomatología, con lo que la enfermedad producirá menos clínica. Y hay vacunas que además disminuyen excreción, esto quiere decir que un animal infectado elimina menos microorganismos, con lo que disminuiremos contagios, con ello disminuimos los nuevos infectados, y es la única manera de controlar dichas enfermedades. Pero mucho cuidado, pues llegar a erradicar la enfermedad es muy complicado, y si quitamos las medidas de control, y dejamos de vacunar, la enfermedad seguirá su curso, y volverá a propagarse. Yo pongo el ejemplo de la brucelosis, ya que nos ha costado más de 30 años llegar a estar indemnes de esta enfermedad. Además, cuando hablamos de enfermedades contagiosas, llamamos R0 a la tasa de transmisión de la enfermedad. Esto quiere decir que un R0 igual a 1, es que un individuo infectado contagia a otro, con lo que la enfermedad está estable. Si R0 es mayor que 1, quiere decir que está descontrolada. Por ejemplo, un R0=3, indica que un individuo infectado contagia a 3, con lo que la enfermedad va a más. Por esto para controlar una enfermedad, debemos con medidas de manejo y vacunación, conseguir que el R0 sea menor que 1. Es la única manera de controlar una enfermedad.

¿Cuál debe ser un protocolo correcto de inmunización en una ganadería ovina? ¿Debe adaptarse a las circunstancias de cada granja?

Efectivamente, no hay un programa único de vacunación para todas las explotaciones. Cada explotación tiene su manejo y problemática, y por ello los veterinarios debemos saber adaptar los programas vacunales a las necesidades de cada explotación. Por ejemplo, cuando hablamos de enterotoxemias, no es mejor ni peor vacunar en sábana a todos los animales a la vez, que vacunarlos en preparto. Según lo que vayamos buscando, será mejor hacerlo en un momento o en otro. Y no nos olvidemos de que el mejor programa vacunal es el que se puede cumplir y se cumple. Una vez más podemos decir eso de que el papel todo lo aguanta.

En este último año se ha hablado mucho en la opinión pública de zoonosis… pero sobre todo, de vacunación y de inmunidad de rebaño. ¿Qué papel juega la inmunidad de rebaño en una explotación ovina?

Con la pandemia todos nos hemos hecho inmunólogos. Los veterinarios y ganaderos jugamos un papel muy importante en las zoonosis. Yo pongo el ejemplo de la hidatidosis. En los años noventa, en todas las familias del medio rural, conocíamos algún caso en el que se habían tenido que operar de los ‘quistes de los perros’. Hoy en día, la hidatidosis está muy controlada, y es raro ver un caso en humana, e incluso es raro ver en necropsia de animales un hígado afectado. Esto ha sido gracias a las campañas de desparasitación de perros, y a la recogida de cadáveres, que corta la infección de los perros. En cuanto a la inmunidad de rebaño, de la que tanto se habla ahora con el COVID-19, los veterinarios de ganadería trabajamos para conseguirla desde siempre. En ganadería, es muy importante para prevenir una enfermedad, pensar en el conjunto de los animales, no sólo en el individuo. Por poner un ejemplo, los abortos por Chlamydias, no tenemos que pensar en controlar los abortos en un grupo de animales, sino en el conjunto de toda la población. Por eso es muy importante, vacunar y revacunar los animales nuevos, pero luego mantener esa inmunidad en los animales a lo largo de su vida productiva, con recuerdos anuales. Con ello conseguiremos una buena ‘inmunidad de rebaño’. Si no, podemos crear como he dicho antes las ‘ventanas inmunológicas’, grupos de animales con diferente estatus inmunitario donde las Chlamydias pueden recircular.

Patrocinadores Premium

Logo de CEVA
Logo de HIPRA
Logo de MSD

Patrocinadores

Logo de Alltech Spain
Logo de Analítica Veterinaria
Logo de DATAMARS
Logo de Exopol
Logo de INTEROVIC
Logo de KEMIN
Logo de NANTA
Logo de OVIGEN
Logo de SYVA
Logo de VETIA
Logo de ZOETIS

Colaboradores

Logo de a-ASSAFE
Logo de AESLA-Lacaune
Logo de Alimentación Animal COVAP
Logo de DELAVAL
Logo de Fundación VET+i
Logo de GAHERPROGA
Logo de Moralejo Selección
Logo de SERVAL
Logo de SETNA
Logo de ZOTAL