¿Cómo debe ser la oveja del futuro?

XXIV Foro Nacional del Ovino 2022

Foro Ovino 2022 - Seminario Recría 10 MSD Animal Health - Nunca bajes la guardia frente a los coccidios

¿Cómo abordamos actualmente los problemas de coccidios en España?

José Luis Blasco

Técnico Veterinario de Vacuno de Cebo y Pequeños Rumiantes de MSD Animal Health

11/11/2022
Imagen
Imagen
MSD Animal Health ha realizado una encuesta entre ganaderos y veterinarios para conocer la realidad de la coccidiosis en las explotaciones españolas de ovino y las estrategias que se utilizan para afrontar esta enfermedad.
Imagen

En el año 2020, MSD Animal Health incorporó a su portfolio de productos Vecoxan (Diclazurilo), un medicamento para el control de la coccidiosis en terneros y corderos. En ese momento, surgió la necesidad de conocer a fondo el manejo de la enfermedad en el campo, por lo que nació la idea de realizar un estudio mediante una encuesta.
Imagen

La encuesta

Los objetivos de esta encuesta eran conocer diferentes aspectos sobre la coccidiosis en el campo, como son la importancia de la enfermedad, su incidencia, el diagnóstico, los tipos de tratamiento o las estrategias de control que los veterinarios aconsejan a los ganaderos. Todo ello diferenciado según los distintos tipos de producción: ovino de leche, ovino de carne y cebo de corderos.

El diseño de la encuesta fue realizado por MSD Animal Health, en colaboración con el grupo Saluvet de la Universidad Complutense de Madrid. La encuesta, dirigida a ganaderos, veterinarios y cebaderos de corderos, constaba de 22 preguntas. Se realizó a través del equipo técnico de MSD Animal Health y también se difundió a través de las redes sociales de Proteja la Oveja.

Contestaron un total de 180 veterinarios, de los que el 48% eran de ovino de carne, el 43% de ovino de leche y el 9% restante de cebo de corderos. También respondieron 221 ganaderos, con un 39% de ovino de carne, un 59% de ovino de leche y un 2% de cebaderos.

La distribución de la muestra incluyó a todo el territorio nacional, con mayor número de respuestas en las áreas con más preso del ovino.

Imagen

Importancia de la enfermedad

A la pregunta de cuáles son las enfermedades que más preocupaban a ganaderos y veterinarios, hubo un consenso que situó en el primer puesto a las neumonías (33,1%), seguidas de las diarreas neonatales (32,8%). En el tercer puesto se situó la coccidiosis (19,9%), y después los problemas de abortos (13,6%).

El principal signo clínico que hace sospechar a ganaderos y veterinarios de que se encuentran ante un problema de coccidiosis es la diarrea, aunque también son tenidos en cuenta otros síntomas que producen pérdidas indirectas y comprometen la rentabilidad, como la baja condición corporal, el mal aspecto de los animales o el retraso en el crecimiento.

Por otro lado, quisimos conocer su opinión sobre los tipos de granja en las que hay más incidencia de coccidiosis, un 42,3% apuntaba a los lotes con problemas de hacinamiento o de alta densidad de animales, mientras que un 35,2%, a la ausencia de programas de limpieza y desinfección, dándose menor peso a las explotaciones de mayor censo (13,5%) o a la presencia de otras enfermedades (6%). Estos resultados ponen de manifiesto la importancia de implementar medidas de manejo adecuadas a fin de minimizar el impacto de la enfermedad en los rebaños: evitar lotes heterogéneos, reducir el estrés, evitar el hacinamiento, vigilar la ventilación, realizar protocolos de desinfección… Lo que coincide con lo descrito en la bibliografía, que apunta a que se trata de una enfermedad muy difícil de erradicar, por lo que veterinarios y ganaderos deben aprender a convivir con ella intentando minimizar su impacto.

La coccidiosis aparece mayoritariamente en las explotaciones, según las respuestas de los veterinarios, entre los siete y quince días después del destete (46%). Sin embargo, para los ganaderos, el principal momento en el que aparece la coccidiosis es antes del destete (39%). La razón de esta diferencia podría deberse a que, hasta ahora, el primer tratamiento lo ponía en marcha el ganadero, para después avisar al veterinario cuando no había tenido buenos resultados, lo que explicaría por qué el veterinario indica corderos de más edad como los principales afectados.

Imagen

Criterios de diagnóstico de la coccidiosis

Los criterios de diagnóstico más utilizados por los veterinarios son los signos compatibles sin realizar coprología (47%), lo que reafirma el conocimiento que tiene el veterinario de la situación de la explotación. Un 36% sí corrobora el diagnóstico con una coprología, y solo un 11% de los veterinarios trata de forma sistemática sin diagnóstico previo.

Por otra parte, a la pregunta de si se realizan análisis coprológicos para monitorizar la coccidiosis, el 53% respondió que no lo hacía habitualmente, mientras que el 23% dijo que lo hacía una o dos veces al año. El 16% cuando se lo demanda el ganadero y el 8% en cada paridera o lote de reposición. En este sentido, los veterinarios deben estar atentos a la nueva normativa para informarse sobre qué papel se da finalmente al diagnóstico clínico y a la confirmación laboratorial en el documento de consenso que se está elaborando sobre coccidiosis.

A la hora de interpretar el resultado laboratorial, respecto al punto de corte del recuento de ooquistes para poner o no un tratamiento, los veterinarios respondieron en su mayoría (37%) que tratan entre 501 y 1.000 ooquistes por gramo (opg), aunque un 31% trata cuando hay menos de 500 opg y el 23% cuando se tiene más de 1.000 opg. Esta diversidad de opiniones concuerda con la ausencia de consenso científico acerca del punto de corte a utilizar en pequeños rumiantes. A este respecto, cabe apuntar que hay gran diferencia según la patogenicidad de la especie de coccidio implicada, por lo que es el veterinario quien tiene que valorar cada caso teniendo en cuenta no solo el recuento, sino también la clínica y/o la especiación.

Por ello, también se preguntó a los veterinarios si solicitaban identificación de la especie de los coccidios al laboratorio, a lo que el 67% contestó que no lo hacía nunca, el 12% que lo hacía de forma rutinaria, y el 21% solo en el diagnóstico inicial.

Imagen

Tratamiento

El tratamiento de elección, para un 66% de los veterinarios, son los anticoccidiósicos orales (Diclazurilo o Toltrazurilo), mientras que el 18% combina el pienso medicado con los tratamientos orales y solo el 16% recomienda únicamente el pienso medicado con decoquinato.

A la hora de aplicar el tratamiento, el 61% de los veterinarios apuntó que hasta ahora trataba sistemáticamente a todos los lotes de la explotación, algo que ya no se podrá hacer con la nueva normativa, ya que se debe hacer metafilaxia, y registrar datos de salud de la evaluación clínica para poder justificar esa metafilaxia. En línea con la nueva normativa europea, el 30% trata solo aquellos lotes con síntomas o coprología positiva, mientras que el 9% trata únicamente a los animales con síntomas de coccidios.

Respecto al momento de aplicación del tratamiento, el 39% lo hace cuando aparecen los signos clínicos como diarrea o retraso en el crecimiento, mientras que el 35% lo hace alrededor de una semana antes del destete, el 16% en el destete y solo un 10% alrededor de dos semanas después del destete.

Se debe tener en cuenta que existe una ‘ventana de riesgo’ de infección, ya que los corderos se infectan tras el nacimiento si la higiene no es la adecuada o las ubres de las ovejas están sucias, y cuentan con un periodo de prepatencia de unos quince días. A partir de ese momento, se comienzan a alterar sus vellosidades intestinales y a producir diarreas. Las ovejas son eliminadoras de ooquistes y pueden infectar a los corderos, pero los que más ooquistes eliminan son los corderos infectados. Otro aspecto a tener en cuenta es la inmunidad que desarrollan los corderos tras el contacto con los ooquistes. Lo que lleva a una ventana de susceptibilidad que se sitúa entre los 15-20 días y los tres meses de vida.

Para calcular la dosis oral para tratar a los corderos, lo ideal es pesar a los animales. Más del 50% de ganaderos y veterinarios realizan una estimación visual del peso. El problema de no conocer el peso es principalmente el riesgo de subdosificación, lo que puede favorecer la aparición de resistencias. La recomendación por tanto es pesar al grupo de corderos o tratar en base al cordero del mayor peso del lote, a fin de evitar la subdosificación. En el futuro al igual que estamos avanzando hacia la ganadería de precisión, tendremos que ir avanzando hacia la sanidad de precisión.

Además del tratamiento, los veterinarios recomiendan a los ganaderos otras medidas para el control de la coccidiosis, principalmente la limpieza y desinfección (48%) y medidas de manejo para limitar el estrés (37%). Respecto al desinfectante utilizado, la mayoría de los recomendados son peróxidos y amonio cuaternario. Y según los ganaderos, los veterinarios les recomiendan las medidas de limpieza y desinfección (52%), seguido del manejo para limitar estrés (20%). Si los veterinarios trasladan las recomendaciones a los productores y los ganaderos reciben esas recomendaciones, no parece lógico que siga siendo un punto crítico para el control de la coccidiosis en las explotaciones, por lo que debemos insistir en la importancia de no solo conocer sino también aplicar estas medidas de manejo.

En cuanto a la pregunta sobre cómo afrontan la coccidiosis con la nueva reglamentación, el 37% de los veterinarios responde que están tomando muestras para confirmar los diagnósticos en el laboratorio antes de tratar, el 27% está desarrollando protocolos de trabajo para minimizar los factores de riesgo y registrar la casuística, y el 24% continúa trabajando sin cambios.

Por último, se preguntó cuál era en su opinión el principal reto para el control de la coccidiosis. Los veterinarios se focalizaron en su mayoría en las medidas de manejo (42% respondió que las instalaciones y manejo), mientras que un 24% dijo que los protocolos de limpieza y desinfección. Por su parte, los ganaderos pusieron el foco en el impacto de la enfermedad (un 48% cree que el reto principal es el retraso en el crecimiento y la mortalidad de los corderos) dada la importancia de trabajar en su control para la salud, productividad y bienestar de los animales.

Imagen

Patrocinadores Premium

Logo de CEVA
Logo de HIPRA
Logo de MSD Animal Health

Patrocinadores

Logo de Alltech Spain
Logo de Boehringer Ingelheim
Logo de De Heus Nutrición Animal
Logo de INTEROVIC
Logo de NANTA
Logo de OVIGEN
Logo de Syva
Logo de VETIA

Colaboradores

Logo de a-ASSAFE
Logo de AESLA - Lacaune
Logo de Analítica Veterinaria
Logo de AVICON
Logo de Avoccyl
Logo de Boalvet
Logo de Boumatic
Logo de Celtilait
Logo de COBADU
Logo de Delaval Equipos
Logo de Ecuphar Veterinaria
Logo de Exopol
Logo de Gaherproga
Logo de Lallemand
Logo de Moralejo Selección
Logo de NH Hoteles
Logo de Phileo - Lesaffre
Logo de Qualivet
Logo de Serval
Logo de Smarter, SMAII RuminanTs breeding for Efficiency and Resilience
Logo de SP Veterinaria

Organizadores

Logo de Revista Tierras Ovino
Logo de TecnoCarne

Secretaría técnica

Logo de Sáviat Brands
Patrocinadores Premium:
Logo de CEVACEVA
Logo de HIPRAHIPRA
Logo de MSD Animal HealthMSD Animal Health