15/06/2021 - 06/07/2021

Preparamos un ovino +eficiente, +verde y +sostenible

XXIII Foro Nacional del Ovino 2021

Seminario 5: ‘El ovino del futuro: un sistema de producción +eficiente, +verde y +sostenible’

Granja Circular: un modelo certificado de sostenibilidad para granjas de rumiantes

José María Bello Dronda

Jefe de Producto de Ovino y Caprino de Nanta

03/11/2021
La ganadería está puesta en entredicho desde determinados sectores. Además, el Pacto Verde Europeo tiene la estrategia ‘De la Granja a la Mesa’, por el que las subvenciones de la PAC girarán alrededor de la sostenibilidad y el medio ambiente, como se comprueba con los ecoesquemas que recogen el pastoreo, el bienestar animal y la creación del concepto de sostenibilidad en granja.
foto

Los pilares de Granja Circular

El proyecto Granja Circular de Nanta se basa en los tres pilares de la sostenibilidad: económica, ambiental y social. Además, se ha añadido el cuarto pilar de bienestar animal, porque está muy relacionado con los tres tipos de sostenibilidad y se lleva trabajando por Nanta desde el año 2003, con unas 500 auditorías en bienestar animal de pequeños rumiantes.

Esquemas de aplicación en las granjas

El modelo de Granja Circular se desarrolla en tres fases:

  1. Cálculo de emisiones: nitrógeno, fósforo, metano, impacto ambiental de carbono, gestión del estiércol y secuestro de carbono.
  2. Calificación de Granja Sostenible. Se necesita cuantificar evaluando los pilares del sistema: sostenibilidad económica, ambiental, social y bienestar animal. Se utilizan, en el caso del ovino lechero, 64 inputs que se traducen en 34 outputs o parámetros que son utilizados para realizar la evaluación. Al final, la granja se clasifica en Granja A (cumple los cuatro pilares), Granja B (cumple al menos el económico) y Granja C (no cumple el económico).
  3. Implantación de buenas prácticas disponibles. Se han organizado en un Decálogo de Sostenibilidad: nutrición, sanidad, bienestar, zootecnia, ambiental, bioseguridad, residuos, economía circular, mano de obra y registros. En ovino lechero hay 56 buenas prácticas sostenibles que están adecuadamente ponderadas con diferentes pesos en cada uno de los tres tipos de sostenibilidad.

Herramientas

Se generan informes de impacto ambiental de carbono, recogiendo por ejemplo la importancia de las emisiones por cada tipo de animales y el nitrógeno excretado teniendo en cuenta el número de animales. También hay una serie de parámetros (energía neta, nitrógeno ingerido, nitrógeno excretado, fósforo excretado, metano, óxido nitroso, dióxido de carbono) por kilogramos de leche y por kilogramo de proteína producido.

En la calificación de Granja Sostenible, se recoge el grado de cumplimiento de cada uno de los cuatro pilares. También se ha acuñado un término ‘Grados de confianza’, que es el porcentaje de indicadores en los que se han podido recabar datos. Se emite un informe, determinando los parámetros que son susceptibles de mejora. Y finalmente se cuenta una calificación.

Se han publicado unos documentos en los que se analizan las Buenas Prácticas Disponibles, que son susceptibles de ser aplicadas en una explotación. Es una guía para el asesor y el ganadero, clasificadas en los diez puntos del Decálogo de Sostenibilidad.

Por ejemplo, una buena práctica es ‘Mejora de los indicadores de salud individuales’, que pertenece al capítulo del bienestar y describe esa buena práctica: ausencia de lesiones, ausencia de descarga ocular, facilidad de respiración, buena calidad de lana y ausencia de lesiones mamarias… Esa buena práctica tiene una ponderación de 2 en sostenibilidad económica, 1 en ambiental y 1 en social.

Otro ejemplo son las buenas prácticas en la gestión nutricional: producción de leche, calidad de leche, aprovechamiento de recursos naturales, automatización, trabajo con aminoácidos y reducción de la proteína bruta, empleo de fósforo, aditivos para la reducción de emisiones, nutrición de precisión, manejo de alimentación por lotes… Este perfil tiene un 47% en la sostenibilidad económica, un 35% en la ambiental y un 18% en la social.

Se puntúa cada implementación de 0 a 4 y se obtiene un perfil de explotación, con los resultados de cada explotación y los máximos que se podrían obtener. También se tiene el grado de confianza.

También se pueden obtener los perfiles de sostenibilidad (económica, ambiental y social) de cada granja y la puntuación en cada uno de los puntos del Decálogo de Sostenibilidad. Con esta información, se pueden trabajar en los aspectos que tienen menos puntuación para conseguir una mejora continua.

También se ha trabajo en la Declaración Ambiental de Producto (DAP), que es una certificación de la huella ambiental de los piensos elaborados por Nanta. Se contabilizan emisiones directas e indirectas, además de valorar toda la cadena productiva: procedencia de cada materia prima, huella ambiental de cada una, fábrica, transporte… Hay una gama certificada con DAP para terneros y otra para corderos. En leche se calcula la huella ambiental, pero sin certificación DAP. La huella ambiental recoge parámetros como el calentamiento global, el uso del agua, el ozono fotoquímico, la acidificación, la eutrofización del agua y el uso de residuos fósiles. La utilidad del DAP es que, si un ganadero quiera hacer un DAP de la carne o de la leche, ya tiene la parte de la alimentación realizada.

Nanta también ha editado el Libro Blanco de la Sostenibilidad, de carácter divulgativo y de fácil comprensión. Es didáctico y amable de consultar y leer, porque tiene mucha documentación gráfica. Se irá complementando con publicaciones monográficas sobre temas relacionados. También están disponibles los cuatro capítulos de este Libro Blanco, que versan sobre los cuatro pilares de la sostenibilidad.

Bases de datos

Todo el trabajo realizado en este ámbito genera mucha información de datos y resultados de granjas. Se ha creado una base de datos para poder gestionar toda esa información. Se podrán extraer niveles de referencia en muchos aspectos (emisiones, grados de sostenibilidad…) que no sean datos experimentales, sino reales de granjas del sector. También se podrán hacer comparativas.

Formación

El equipo de especialistas de Nanta ha realizado formación, sobre todo de iniciación de sostenibilidad, del funcionamiento del modelo, relacionado sobre todo con el ovino de carne.

Certificación

Este modelo de Granja Circular está verificado por Aenor. Se ha trabajado en 25 granjas, cinco de cada uno de los siguientes sectores: vacuno de leche, terneros de cebo, ovino de leche, caprino de leche y cebo de corderos. Las granjas están diseminadas por toda la geografía española.

La certificación es un plus, porque implica mucho rigor. Todos los datos que se manejan deben estar verificados.

Conclusiones

Las cinco claves para sumarse a Granja Circular son las siguientes:

  1. Anticipación a marcos regulativos más estrictos.
  2. Dar respuesta a los requerimientos de los nuevos consumidores.
  3. Mejorar la rentabilidad, reducción de residuos y mayor eficiencia en el uso de materias primas y fuente de energía.
  4. Diferenciación de productos con la consecuente apertura de nuevos canales de venta.
  5. Posibilidad de creación de alianzas de crecimiento y de futuro.
foto

Patrocinadores Premium

Logo de CEVA
Logo de HIPRA
Logo de MSD

Patrocinadores

Logo de Alltech Spain
Logo de Analítica Veterinaria
Logo de DATAMARS
Logo de Exopol
Logo de INTEROVIC
Logo de KEMIN
Logo de NANTA
Logo de OVIGEN
Logo de SYVA
Logo de VETIA
Logo de ZOETIS

Colaboradores

Logo de a-ASSAFE
Logo de AESLA-Lacaune
Logo de Alimentación Animal COVAP
Logo de DELAVAL
Logo de Fundación VET+i
Logo de GAHERPROGA
Logo de Moralejo Selección
Logo de SERVAL
Logo de SETNA
Logo de ZOTAL