15/06/2021 - 06/07/2021

Preparamos un ovino +eficiente, +verde y +sostenible

XXIII Foro Nacional del Ovino 2021

Seminario 1: ‘Claves para la prevención y control de las enfermedades contagiosas’

Vacunación: herramienta básica para el control del problema

Miguel Ángel Sanz

Técnico de Pequeños Rumiantes de Hipra

08/10/2021
La prevención y el control son fundamentales en la sanidad ovina. En las enfermedades contagiosas es importante tomar medidas para ir por delante de la enfermedad. La vacunación con vacunas seguras y eficaces es una herramienta clave para la prevención, distinguiendo las que permiten reducir la clínica y las que además disminuyen la excreción. El programa vacunal debe ir acompañado de un protocolo de bioseguridad y de un manejo adecuado, que incluye instalaciones, máquinas de ordeño, limpieza y desinfección… No debemos de utilizar antibióticos como preventivos, y sobre todo no debemos usar los antibióticos para cubrir carencias de nuestros programas preventivos.
foto

En enfermedades contagiosas, es fundamental conocer la tasa básica de reproducción de la enfermedad o R0. Cuando este índice es igual a 1, la infección se encuentra estable. Hay que evitar que la infección se descontrole con una tasa básica de reproducción por encima de 1. La vacunación y otras medidas de manejo permitirán que ese índice se quede por debajo de 1, si lo conseguimos estaremos controlando la enfermedad. Para llegar a erradicar una enfermedad sería un R0 igual a cero, ningún individuo infectado, conseguir esto es realmente difícil.

¿Cómo se desarrolla el problema?

La enfermedad entra habitualmente en las explotaciones por no aplicar correctos protocolos de bioseguridad. Posteriormente, se empieza a transmitir, con nuevos infectados hasta que, por ejemplo, haya un goteo de abortos y finalice en un brote de abortos. En ese momento, se comienza a diagnosticar estableciendo medidas de control. Pero la mayoría de las veces vamos por detrás de la enfermedad, y no supondrá el mismo coste económico, que si esas medidas se hubieran establecido al principio. Por lo tanto, las vacunaciones se deben realizar lo antes posible, de forma preventiva, para intentar evitar problemas mayores, y no cuando ya tenemos el problema descontrolado. Y sobre todo no debemos quitar las vacunaciones, y el resto de medidas de control, cuando la enfermedad está controlada, pues si lo hacemos la enfermedad volverá a contagiarse entre los animales, y volveremos a tener grandes problemas.

Se puede establecer un ejemplo de la prevención con el aborto enzoótico. En una explotación A hay un 4% de animales infectados y en la granja B hay un 20% de infectados. Con una tasa básica de reproducción de 3 y con un 43% de abortos en los animales infectados, en la granja A se llegará a un 12% de animales infectados, con un 5,2% de abortos. En la explotación B subiría al 60% de animales infectados con un 26% de abortos. Si se establece una vacunación en el primer momento, en la granja A habrá únicamente un 1,8% de animales infectados porque se sabe que con Inmeva se reduce la excreción en un 55% y habrá una disminución clínica del 74%. Por lo tanto, al final habrá un 0,5% de abortos. Sin embargo, si la vacunación se realiza cuando ya hay un 20% de animales infectados, se llega a un 9% de infectados y habrá un 2,3% de abortos.

En el caso de mamitis subclínicas, con datos de Carlos Gonzalo Abascal, un ganadero con 500.000 células somáticas en el tanque de leche tendrá un 30% de animales infectados por mamitis subclínica. Si el recuento en leche de tanque sube a 2 millones de células somáticas, se sube a un 65% de animales infectados. Las medidas de control, entre las que están la vacunación con Vimco, serán muy diferentes en función de una situación u otra. Además, hay que tener en cuenta que en una explotación con 1,5 millones de células somáticas en tanque, hay un 45% de animales sanos, pero hay un 30% de animales con muchos problemas de ubre, incluso con un 10% de animales por encima de 5 millones de células somáticas.

Cuantificación del problema

Un brote de abortos en ovejas de carne está cuantificado en 70 euros por cada caso de aborto. En el caso del ovino de leche, debido al coste de oportunidad, llega aproximadamente a 200 euros por animal. Además, en el caso de las clamidias se producen muchos nacimientos de corderos débiles. En ese sentido, los corderos de ovejas vacunadas contra Chlamydia abortus con vacuna inactivada pesan 2,5 kilogramos más a los 30 días de vida.

En el caso de las mamitis, el coste de una oveja subclínica se encuentra alrededor de los 80 euros. Si es mamitis clínica, el coste se eleva a 200 euros. Por lo tanto, el coste medio que representa en una granja la mamitis subclínica es de unos 50 euros por oveja presente.

Por lo que respecta a las enfermedades respiratorias, problema que está creciendo posiblemente por el menor uso de antibióticos. Recordar que el principal problema en el Síndrome Respiratorio de los pequeños rumiantes es Mannheimia haemolytica, siendo la primera causa de mortalidad en corderos de más de 18 días. Además, entre el 28% y el 30% de los corderos que llegan a matadero presentan lesiones neumónicas. En el caso del ganado adulto, esa proporción se eleva hasta el 49%.

Impacto de las medidas de control

Cada medida de control tiene una repercusión determinada, y un coste, que debe analizarse antes de aplicar las medidas correspondientes.

Un estudio realizado por Hipra analizó el coste en ovino de cada una de las medidas para el control de las mamitis subclínicas: revisión de la máquina de ordeño (4,81 euros), rutina de ordeño (5,01 euros), eliminación de crónicos (31,14 euros), higiene del ambiente (12,52 euros), manejo del secado (5,00 euros) y la vacunación con Vimco (4,12 euros). Por lo tanto, la eliminación de los animales crónicos supone el 49% del coste, mientras que la vacunación únicamente supone el 7%. Además, la vacunación permitirá en el futuro reducir el coste de eliminación de animales crónicos.

ROI de un programa vacunal

El retorno de la inversión (ROI) de una vacunación es un aspecto fundamental que debería aplicarse en las explotaciones.

Por ejemplo, el ROI de vacunar con Inmeva en el caso del ovino de carne sería de 9. Sabiendo que los ganaderos que están por encima del 7% de abortos tienen una reducción del 15% de corderos vendidos (Datos de Grupo Pastores-Oviaragón), podemos calcular que esto supone un coste de 9,75 euros por oveja. Que el ROI sea 9 supone que por cada euro que se gasta en vacuna, retornan 9 euros. Estos son cálculos en ovino de carne, en ovino de leche sería mucho más.

En el caso de mamitis, un trabajo publicado por Hipra en el National Mastitis Congress en Milán (Italia) en 2018 sobre la eficacia de la vacunación frente a los estafilococos productores de biofilm en la raza Lacaune, y determinaba que el ROI de vacunar con Vimco es de 6 euros. En el caso de raza Manchega, un estudio presentado por Hipra en el último Congreso Mundial Ovino señala que el ROI es de 3,4 euros, teniendo únicamente en cuenta el beneficio en producción de leche.

Conclusiones

  • Para prevenir una enfermedad, debemos conocer cómo se transmite.
  • El diagnóstico es una herramienta para conocer la enfermedad y su evolución.
  • La eficacia de un programa vacunal dependerá de cuándo y cómo lo hagamos.
  • La prevención es ir por delante de la enfermedad.
foto

Patrocinadores Premium

Logo de CEVA
Logo de HIPRA
Logo de MSD

Patrocinadores

Logo de Alltech Spain
Logo de Analítica Veterinaria
Logo de DATAMARS
Logo de Exopol
Logo de INTEROVIC
Logo de KEMIN
Logo de NANTA
Logo de OVIGEN
Logo de SYVA
Logo de VETIA
Logo de ZOETIS

Colaboradores

Logo de a-ASSAFE
Logo de AESLA-Lacaune
Logo de Alimentación Animal COVAP
Logo de DELAVAL
Logo de Fundación VET+i
Logo de GAHERPROGA
Logo de Moralejo Selección
Logo de SERVAL
Logo de SETNA
Logo de ZOTAL