15/06/2021 - 06/07/2021

Preparamos un ovino +eficiente, +verde y +sostenible

XXIII Foro Nacional del Ovino 2021

Seminario 1: ‘Claves para la prevención y control de las enfermedades contagiosas’

Diagnóstico: el primer paso para el control de las enfermedades infecciosas

Jaime Maldonado

Senior Manager del Servicio de Diagnóstico de Hipra

06/10/2021

El trabajo realizado en Hipra en el diagnóstico multiespecie otorga una visión transversal y global de las enfermedades, su diagnóstico y su aplicabilidad. El entorno está cambiando y el sector ovino tiene que prepararse para los nuevos retos que esperan en el futuro.

foto

¿Por qué hacer diagnóstico?

El veterinario es el primer protagonista en un diagnóstico. Los veterinarios tienen razones muy sólidas para hacer diagnósticos, como pueden ser mejorar la productividad y la sostenibilidad en una industria tan competida como el ovino de leche, aumentar el bienestar animal y que no se vea afectado por enfermedades que puedan aumentar el dolor o el estrés, establecer sistemas de prevención para que no vuelvan a producirse brotes.

Además, los veterinarios clínicos se afrontan a marcos normativos, que son razones legales que les obligan a llevar a cabo diagnósticos. En ovino y en rumiantes en general, por lo que respecta a los patógenos que son causantes de abortos e infertilidad, tienen una característica zoonótica y esto está muy regulado. Esta alta regulación normativa también influye en el uso de medicamentos veterinarios, tanto en el caso de los antimicrobianos como la que vendrá en el futuro, que produce unas restricciones terapéuticas.

Los veterinarios también analizan el coste de un brote de una enfermedad en una explotación. El coste de un brote puede dividirse en costes directos y costes indirectos. El coste directo está representado por las bajas de los animales, el gasto de los tratamientos, el servicio veterinario, el aumento de la mano de obra y los análisis de laboratorios. Se trata de más o menos una cuarta parte del coste del brote. Por su parte, el coste indirecto representa alrededor del 75% de los gastos y es lo que supondrá en el futuro, por lo que puede asimilarse al valor de un diagnóstico. Se trata de pérdidas futuras, aumentos en la tasa de reemplazos, sacrificios de animales no productivos… Ejemplos de esta proporción de costes directos e indirectos son numerosos, como los realizados en Reino Unido con las tres principales enfermedades del ovino: parásitos gastrointestinales, pedero y sarna ovina.

La perspectiva del productor es analizada por una publicación de Garforth, cuya traducción literal es ‘Razones de los ganaderos para hacer o no hacer cosas que a los gobiernos, veterinarios y científicos les gustaría que hicieran’. La principal conclusión de ese estudio son los problemas de comunicación. Un veterinario puede tener muy claras las razones por las que se deba hacer un diagnóstico (productividad, bienestar animal, prevención, economía), pero es posible que ese razonamiento lógico no sea tan lógico para el ganadero. El problema de comunicación es que cada productor tiene una forma de tomar decisiones, que está muy sujeta a sus creencias, hábitos y valores personales. Hacer un diagnóstico a tiempo permite frenar la infección y dará rentabilidad. Con este argumento, no se suele convencer a los ganaderos. Este estudio utilizar modelos matemáticos para analizar las respuestas en las encuestas realizadas a los ganaderos. Sus decisiones no se basan únicamente en criterios económicos, sino que tiene mucho mayor peso los valores que están muy arraigados y que regulan su comportamiento y decisiones. Además, las respuestas varían entre los ganaderos. Por lo tanto, el veterinario debe entender la racionalidad que aplican los ganaderos.

¿Se hace suficiente diagnóstico en ovino?

Los datos del laboratorio Hipra de los últimos diez años indican que se hace muy poco diagnóstico en ganado ovino. Estos datos tienen un sesgo, porque por ejemplo no se realizan análisis para parasitología, pero se puede contrastar con otras fuentes no oficiales, y la conclusión sigue siendo que se realiza poco diagnóstico en ovino.

Si se busca la razón por la que se realiza poco diagnóstico, en el entorno de España no podría ser porque haya insuficientes ovejas, ya que se cuenta con más del doble de animales que en bovino. El censo de ovino en España es suficientemente elevado para que haya más diagnóstico. Además, después del Brexit, España es el primer país de censo ovino en la Unión Europea. Por otra parte, las exportaciones de carne de ovino se han incrementado en el último año, con un 78% que va destinado a países de fuera de la UE, y el consumo de carne ovina se ha incrementado un 40% en el mundo en los últimos años, por lo que el sector ovino tiene una oportunidad interesante. Respecto a los precios, se muestra una tendencia estable moderadamente creciente.

¿Cómo enfocar el diagnóstico en ovino?

El diagnóstico de una enfermedad no es lo mismo que la monitorización de la salud de los animales. En ovino se hace mucho diagnóstico de los animales clínicamente afectados, que no deja de ser la punta del iceberg, intentando controlar el 25% de los costes directos. Sin embargo, las mayores pérdidas a largo plazo, relacionado con animales portadores y perpetuadores de la enfermedad en el rebaño, animales infectados subclínicamente y animales no diagnosticados. Si no se tiene una buena monitorización de la salud, midiendo los parámetros productivos de forma precisa, no se podrá observar y se tendrá un goteo de pérdidas económicas que pasarán desapercibidas.

No es una limitación propia del ovino, sino que pasa en otras especies, porque es un comportamiento propio de los patógenos. Por esa razón, existe el término ‘diagnóstico de screening’, que en castellano sería ‘cribaje’. Los objetivos del screening son detectar posibles enfermedades en animales que no presentan ningún síntoma. El objetivo es reducir el riesgo de la enfermedad mediante la detección temprana. Por lo tanto, también se puede mejorar el tratamiento para que sea más efectivo.

El diagnóstico de screening se puede realizar en ganado ovino con muchas alternativas, como es el seguimiento de datos productivos, los test preclínicos ‘ante mortem’, el diagnóstico sindrómico (considerar las enfermedades como no aisladas), las visitas periódicas, las necropsias de rutina y las pruebas diagnósticas de rebaño.

Los veterinarios deben dejar de atender únicamente llamadas de urgencia con intervenciones veterinarias y poder realizar una monitorización de la salud, con visitas regulares del rebaño para chequear las condiciones del rebaño, interesarse por los cambios que se han realizado en cuestiones de manejo o alimentación. Se trata de poder corregir desviaciones antes de que se presente la enfermedad y conseguir una mejor relación entre coste y beneficio.

Analizando el screening sindrómico, esta palabra viene de ‘síndrome’, que es un cuadro clínico en el que pueden estar involucradas varias enfermedades, como es el caso del Síndrome Respiratorio Ovino. El diagnóstico sindrómico se utiliza mucho en medicina humana y comienza a utilizarse en animales de compañía. El diagnóstico sindrómico es un método rápido, que utiliza una sola prueba para varios microorganismos en ausencia de signos específicos. Por ejemplo, tiene una gran importancia en el caso de fallos reproductivos. El objetivo es encontrar la causa más probable en el menor tiempo posible para iniciar el tratamiento de la manera más oportuna posible.

El diagnóstico sindrómico se corresponde con los paneles de diagnóstico que ofrecen los laboratorios, mientras que la interpretación de los datos es una tarea del veterinario. Esos paneles pueden ser reproductivos, digestivos, respiratorios, neurológicos, de muerte súbita…

Diagnóstico del screening sindrómico por PCR

El diagnóstico de screening sindrómico por PCR tiene un coste, aunque los laboratorios están simplificando las tareas. La PCR es un método que se utiliza mucho para el diagnóstico sindrómico, aunque siempre ha tenido la fama de ser caro. La PCR fue cara a inicios del siglo XXI, pero en la actualidad se ha simplificado. La PCR tiene dos fases, que son obtener el ácido nucleico de la muestra de ADN o ARN y detectar el ADN por PCR. Un 60% del coste es la obtención del ADN y un 40% es la parte de amplificación.

La PCR Multiplex se utiliza para varios patógenos en una sola reducción. Es muy conveniente cuando se realiza screening sindrómico. Por ejemplo, diferentes muestras por un caso de abortos se pueden poner en un único tubo de ensayo, con un macerado de tejidos. En el laboratorio, con un proceso físico-químico, se obtiene el ADN de esa muestra, con la presencia del ADN de varios patógenos. El siguiente paso es una adaptación del diagnóstico molecular, ya que en una PCR Multiplex se pueden hacer hasta cuatro PCR en un único tubo. Por lo tanto, se puede dividir el precio en cuatro partes. Por lo tanto, encaja perfectamente en un diagnóstico sindrómico sostenible.

Por otro lado, se encuentra la PCR Multiplex utilizando ‘pooles’ de muestras, como ha ocurrido en medicina humana con el COVID-19. El objetivo es reducir los costes y ampliar la cobertura del diagnóstico. El coste combinando ‘pooles’ y PCR Multiplex puede reducirse hasta en ocho veces.

Conclusiones

  • El entorno está cambiando y parece ser favorable para el crecimiento de la industria ovina en España.
  • El rol del veterinario de ovino deberá ser consecuente con este cambio, favoreciendo un diálogo empático y constructivo con su cliente, entendiendo su racionalidad, para generar cambios de hábitos.
  • El laboratorio de diagnóstico se adapta a estos cambios y ajusta sus métodos para que sean sostenibles y útiles.
foto

Patrocinadores Premium

Logo de CEVA
Logo de HIPRA
Logo de MSD

Patrocinadores

Logo de Alltech Spain
Logo de Analítica Veterinaria
Logo de DATAMARS
Logo de Exopol
Logo de INTEROVIC
Logo de KEMIN
Logo de NANTA
Logo de OVIGEN
Logo de SYVA
Logo de VETIA
Logo de ZOETIS

Colaboradores

Logo de a-ASSAFE
Logo de AESLA-Lacaune
Logo de Alimentación Animal COVAP
Logo de DELAVAL
Logo de Fundación VET+i
Logo de GAHERPROGA
Logo de Moralejo Selección
Logo de SERVAL
Logo de SETNA
Logo de ZOTAL